Hay quienes sostienen con seguridad y templanza que hoy el mundo se divide en tres grandes grupos de personas: los que saben programar, los que desean saber programar y los que están todo el tiempo pensando en las oportunidades que pierden por no saber programar ni entender cómo funciona ni para qué sirve. Aunque algunos intenten mirar para otro lado por considerarla una habilidad imposible de aprehender, es cierto que puede ser un conocimiento muy útil para la vida cotidiana (aún cuando su trabajo no esté necesariamente relacionado con la programación). ¿Por qué esperar a que Apple o Google desarrollen el software que usted quiere utilizar en este mismo momento? ¡Hágalo usted mismo!

Tiene una idea y quiere programar pero no tiene ni la menor idea de cómo programar

Quizás muchos se pregunten: “¿Con qué lenguaje es aconsejable comenzar?”. La respuesta es sencilla: no existe ninguno ideal, todos tienen sus pros y sus contras (lo que para algunos puede ser el mejor, para otros puede resultar el peor y viceversa). Es decir que, los que ya estén iniciados pueden probar suerte con otro o afianzarse más en el conocido. Como mejor les plazca. Más allá de todo, la parte más maravillosa de esto –y, probablemente, la más difícil de creer- es que no tiene que ser necesariamente un proceso lento, aburrido, pesado y latoso. Y estos seis ejemplos son prueba fehaciente de ello:

1. Codeacademy: esta startup con sede en Nueva York es uno de los sitios más conocidos y populares del how-to-code universe y se describe a sí mismo como “La forma más fácil de aprender a programar”. Pueden sacarle provecho tanto aquellos que recién se inician en esta actividad como los que ya tienen un camino andado; seguir de cerca los procesos de amigos que también utilizan este sitio y ser reconocidos por el nivel logrado. Además, una vez que se haya obtenido un conocimiento sólido, el alumno se puede convertir en maestro de otros. Tiene una fuerte orientación en Python pero también existen cursos de JavaScript, PHP, jQuery, Ruby y APIs. Muchos de sus contenidos están traducidos al castellano.

2. Try Ruby: su nombre sirve de guía, ya que esta opción se focaliza en enseñar sobre este lenguaje de origen japonés que hoy en día no se aprende en muchas instituciones educativas. Desarrollada para simplificar la vida de los programadores mediante un lenguaje sencillo de aprender y utilizar, esta web ofrece lindos y divertidos tutoriales de programación y es una herramienta intermedia/avanzada muy útil para desarrollar trabajos para mobile y otros productos 2.0. Se puede probar el mundo de Ruby ingresando en el tutorial interactivo, que tiene una duración de 15 minutos y, a lo largo de ocho niveles, ofrece varios retos para los corajudos que se animen a resolverlos.

3. Programr: este recurso es una suerte de laboratorio virtual en donde se puede programar en Java directamente en el navegador web. Quizás no cuenta con un diseño tan cuidado como otros pero sí ofrece características interesantes como, por ejemplo, los code challenges, unas actividades en donde se juega a crear programas que cumplan determinadas funciones. Los principios básicos son: aprende, codifica y comparte; y es una opción para todos aquellos que ya tengan un conocimiento de base. Su sistema se basa en el auto aprendizaje y al ritmo de cada estudiante, por lo que las clases son libres y se pueden programar distintos lenguajes (JAVA, C++, Python, C#, PHP, Ruby, Android, iOs, Ajax, SQL, HTML/CSS, etcétera).

4. Code School: como su nombre lo indica, esta robusta plataforma está basada en la práctica pura y dura. Los cursos están estructurados en formato de videojuego, con diferentes niveles y ejercicios que se deben superar uno a uno para seguir avanzando en la formación. Los cursos muy variados: Git, jQuery, HTML5, CSS, Javascript, Rails y Ruby, entre otros. No solo hay cursos gratuitos; también se puede elegir la opción de suscripción de pago para acceder a todo el contenido sin restricciones.

5. Tree House: bajo el lema “¿Qué quieres aprender hoy?”, esta plataforma ofrece cursos online de gran calidad y excelentemente bien explicados y secuenciados. Para acceder a la enorme cantidad de materiales, hay que pagar una suscripción que es fija. Desde esta alternativa, se pueden desarrollar aplicaciones para iPhone, Android y, entre los lenguajes disponibles, se encuentran Ruby on Rails y PHP, entre otros. Trabajan con un sistema de condecoración. Sí, los usuarios/alumnos reciben medallas al completar problemas y retos de programación, además de por ver lecciones de codificación en video.

6. Acámicasurgió en el Startup Weekend Buenos Aires, en julio de 2012, y está dirigida a todas las personas que buscan instruirse sobre ciencias de la computación y tecnologías avanzadas, y para aquellos que buscan aprender y actualizarse sobre las nuevas oportunidades de negocios orientadas a emprendedores, comunicación y marketing online. A través de lo que llaman microaprendizaje ramificado, ofrecen cursos de calidad, accesibles, dinámicos e interactivos; uno de ellos es gratuito e introductorio y tiene como objetivo armar un sitio web con HTML y CSS, de la mano del Dr. Frankenstein.

Virtuosos aquellos que saben ser pacientes

Hay que ser realistas: no todos aquellos que se plantean el objetivo de aprender a programar finalmente terminan consiguiéndolo. Esta tarea requiere de tiempo, dedicación y mucha (pero mucha) paciencia. Es decir, no es imposible de llevar adelante pero es importante armarse de entereza y no darle mucha importancia a las inevitables frustraciones que esta actividad conlleva. En pocas palabras, programar es –básicamente- resolver problemas, pero no siempre se llega a una solución de forma rápida, simple y sencilla.

Compartir