Probablemente, en este mismo momento, grandes bancos y empresas estén armando campañas para anular la moneda digital Bitcoins. Incluso, quizás haya personas realmente convencidas de que esta criptomoneda puede destronar al dólar y al euro. ¿Exagerados? ¿Quién sabe? Mientras tanto, personajes millonarios son simultáneamente picados por este bichito virtual y se meten de lleno a invertir en el fenómeno. Ejemplo de ello son los gemelos Cameron y Tyler Winklevoss, los mismísimos hermanos que demandaron a Mark Zuckerberg en 2004 afirmando que éste les había robado la idea de la red social, y que hoy son dos de los mayores inversores de la divisa. El cuento es fácil: el valor de Bitcoins está basado en la cantidad de gente que invierte en tener esta divisa y, cuanto mayor sea el número de personas que la deseen, más alta será la demanda y, por ende, su valor.

Por supuesto también están aquellos que se dan el permiso de verla y analizarla simplemente como una nueva burbuja que podría explotar en cualquier momento y, como era de esperarse, otros tantos abren el juego, se suben a la ola y ya aceptan a esta digital commodity como moneda oficial en la compra y venta de sus productos y servicios.

¡Por el poder de Bitcoin! Cinco cosas insólitas a las que usted puede acceder con esta ciberdivisa

Más allá de los reconocidos WordPress, The Pirate Bay y NameCheap, que hoy aceptan Bitcoins en sus planes premium para obtener funcionalidades extra que las cuentas gratuitas no tienen, cada vez hay más pequeñas, medianas y grandes empresas que les brindan a sus usuarios la posibilidad de utilizar esta commodity. Desde Taxis en Lituania, gift-cards para utilizar en Walmart y tiendas de especias hasta café, vinilos LP y medias de alpaca, hoy el mundo se abre a esta nueva tendencia y, poco a poco, muchos quieren formar parte. A continuación, una selección de las más inimaginables cosas que se pueden adquirir hoy con la criptomoneda.

1. Contratar un stripper. El concepto del subreddit GirlsGoneBitCoin es simple. Mujeres (y, ocasionalmente, hombres) muestran imágenes sexys, eróticas y hasta pornográficas junto con su dirección de Bitcoin escrita en el cuerpo o en algún papel o tarjeta. ¿La finalidad? Mostrarse y, a cambio, recibir tips por ello. Algunas strippers piden donaciones para comprarse objetos y, luego, suben una foto con él para agradecer a todos aquellos que colaboraron con su causa. Dirrrty!

2. Acceder a documentación falsa. “Una réplica exacta, hologramas que cambian de color, marcas de seguridad de excelente calidad y las mismas fuentes; igual tamaño y grosor al de las licencias de conducir del Reino Unido”, asegura TheNovBoss en su web. Luego de hacer el pago con Bitcoin, el único método que aceptan, el cliente recibirá su documento en los próximos tres a cinco días hábiles. Hacen envíos a todo el mundo, excepto España y Estados Unidos.

3. Comprar propiedades. Altamira 21 es una inmobiliaria cántabra que hoy acepta esta divisa: “La primera del mundo de hecho”, según sostienen sus propietarios. Sin embargo, hasta el momento, no han tenido ninguna compra con esta moneda virtual. Por su parte, en marzo pasado, un joven canadiense llamado Taylor More puso en venta la casa de sus abuelos, una hermosa propiedad de dos habitaciones, con vista a las montañas y al río. Y, si bien el precio estaba en dólares, también se encontraba dispuesto a recibir Bitcoins: “No hay muchos allí afuera y me gustaría adquirir una gran cantidad de una sola vez”, aclaró More en esa oportunidad.

4. Hacer apuestas online. En algunos países del mundo como Estados Unidos y Alemania, no es legal hacer transacciones monetarias para realizar apuestas a través de la web pero, como la criptomoneda no utiliza bancos ni empresas intermediarias, no hay prueba de que se utilice dinero para comprar fichas de casino online. SealsWithClubs y SatoshiPoker son dos de los sitios que aceptan Bitcoins.

5. Conseguir armas. Silk Road, el oscuro mercado online que cayó recientemente (junto con su creador y responsable, Ross William Ulbritch) permitía a los usuarios anónimos traficar con drogas y armas, y hasta contratar un asesino a sueldo. Sin embargo, a través del buscador Tor, aún hoy se pueden encontrar websites secretos que, con mucho gusto y placer, les venderán a sus clientes pistolas, revólveres y más por algunas de estas monedas digitales.

¡Y hasta le resuelven el delivery de pizza!

Es viernes a la noche y llega a su casa agotado luego de una semana complicada y abrumadora. Mientras se desviste, recuerda que la heladera está vacía, que en la alacena no hay nada comestible y que daría su reino por una pizza grande, humeante y con mucho queso pero, desafortunadamente, tampoco sacó plata del banco. Si vive en Estados Unidos, Inglaterra o Australia y, además, tiene Bitcoins… ¡está a salvo! Matt BurkinshawRiley Alexander son los creadores de PizzaForCoins, un e-commerce que nació en febrero y que ofrece la posibilidad de comprar pizzas por internet, pagar con la criptomoneda y recibir la orden en su domicilio. PizzaForCoins no trabaja asociada con ninguna de las marcas que ofrece, solo reciben el dinero que los clientes enviaron y hacen la compra real a través de los sitios de Domino’s Pizza, Pizza Hut o Papa John’s con dinero real.

Luego de ingresar su dirección y seleccionar el pedido, deberá enviar su pago a una dirección Bitcoin que le facilitará PizzaForCoins. Desafortunada y lógicamente, no le brindan ningún tipo de track number por lo que no podrá seguirle el rastro a las pizzas compradas y, al cobrar un fee por orden, en algunos casos, sus transacciones pueden resultar más caras que pagando con tarjeta de crédito o en efectivo.

Compartir