Todo empezó como un proyecto para la facultad y, sin darse cuenta, Laura Bermejo, Verónica Díaz y Noemí Álvarez estaban recibiendo un premio en la primera edición de TAB Innovation. Pero no cualquier galardón: se llevaron el Créative Technologie by Citroën por Wardrobe, una aplicación que pretende hacer la función de un armario virtual. Y eso no es todo: pasarán una semana en Sillicon Valley, entrevistando empresas inversoras y visitando compañías tecnológicas.

-Si bien por el momento es tan solo una idea, ¿cómo llevaron adelante Wardrobe?

-Creamos esta app para ser presentada ante un grupo de compañeros de la facultad y el profesor que nos evaluaría en la asignatura Diseño Periodístico del Grado de Periodismo de la Universidad Pontifica de Salamanca. En sus inicios, era un hecho meramente académico sin ninguna importancia más allá de obtener una calificación adecuada. Pero él apoyó nuestra idea desde el primer momento y nos animó a presentarla al concurso de TAB Innovation 2013. Meses después nos dieron el premio: ¡no nos lo esperábamos para nada! Ahora la idea es seguir adelante con él, llevarlo a más, perfeccionando antes un par de retoques en el diseño que ya tenemos y en el business plan. Tenemos que seguir moviéndolo y ver qué se nos ofrece.

-¿Cómo funcionaría esta app? ¿Cuáles son los beneficios de utilizar Wardrobe?

-En principio, sería solo para iPad. Fue pensada así desde sus inicios y, de hecho, el diseño que hemos creado está planteado para este tipo de soporte únicamente. Claro que si la cosa va bien y funciona, posteriormente se podría estudiar la posibilidad de incorporarlo también al mundo de los smartphones. El punto es que, al tratarse de un tema vinculado al mundo de la moda y las prestaciones que ofrece la app, nos pareció complicado para el usuario el manejo de la misma en un formato del tamaño de un smartphone. De todas formas, últimamente vemos que cada vez estos dispositivos son más grandes y se fabrican empleando unas dimensiones mayores, así que esa puerta no está cerrada. Se trata de una cuestión de comodidad y utilidad para el usuario. Wardrobe pretende hacer la función de un armario virtual, con la opción de compartir prendas con otros usuarios o mantenerlas en un ámbito privado. Además, incluye la opción de poder vender o alquilar la ropa. Con lo cual, hay beneficios varios tanto para el usuario como para los negocios que viven del mundo de la moda: el usuario de esta app tiene la oportunidad de comprar y vender ropa que tenga en desuso, por ejemplo, a través de su tablet sin moverse del sofá de su casa. Esto no es una novedad, pero sí lo es saber a qué usuarios irán dirigidas sus prendas y qué estilo tiene cada usuario haciendo un solo click sobre los armarios virtuales de amigos, dónde se podrá comprobar qué prendas poseen los demás, en qué locales las han adquirido, etcétera. Por otra parte, los propios negocios notarán un aumento de sus ventas y un mayor número de visitas a sus webs oficiales, ya que cada una de las prendas colgadas en la zona de WardrobeWorld estarán etiquetadas por el usuario con los datos de la compra. Dichas etiquetas poseerán un link que conectará automáticamente con la web del diseñador o la empresa responsable de la venta primaria de la misma.

-¿Qué significa para ustedes que su idea de app haya sido galardonada con el premio Créative Technologie by Citroën en TAB Innovation?

-Sin dudas, es una oportunidad en todos los sentidos, tanto a nivel personal como profesional. No nos lo esperábamos para nada pero bueno ya que lo ganamos, pensamos aprovecharlo al máximo y sacarle el mayor partido posible. Queremos trabajar duro con esto y presentarlo en Sillicon Valley lo mejor que podamos y, finalmente, vivir esa experiencia por todo lo alto, disfrutando cada segundo de nuestra estadía allí.

-¿Cómo se imaginan la estadía en Sillicon Valley?

-No nos lo imaginamos porque aún no nos lo creemos del todo. Una cosa tenemos clara: aún queda mucho trabajo por delante y muchos detalles que ir limando pero lo haremos poco a poco para tener todo listo antes del viaje. Queremos llegar hasta donde se pueda, ¡cuando más alto, mejor!

Compartir