Con el fin de año llegan los balances. Los hay de todos los tipos, tamaños, formas y colores. Haciendo un breve análisis de todo lo que aconteció en el mundo tech en los últimos doce meses, encontramos algunos traspiés que terminaron por convertirse en los grandes papelones del 2013. Espectaculares lanzamientos con bombos, platillos, redobles e incalculables montañas de dinero pasaron de ser imaginados como big successes a finalmente ser big failures que hoy cuestan remontar: una app, una tablet y un smartphone que pasarán al olvido. Además, tres grandes compañeros que ya no están y siempre recordaremos porque amamos la lectura, la música y el chat. Definitivamente.

Zuckerberg, eres un atrevido

Mucho ruido y pocas nueces, así podría catalogarse al fiasco de Facebook Home, la aplicación que se propuso revolucionar el uso del smartphone y llevarse por delante a Android a través de una capa descargable que lo convertía en un móvil-100%-facebookero, o eso procuraba. Sin penas ni glorias, terminó por brindarles a los (poquísimos) usuarios una experiencia de interfaz intrusiva. El HTC First fue el primer teléfono inteligente que salió al mercado con esta app ya descargada pero pronto AT&T, distribuidor oficial de la novedad celular, descontinuó su venta debido a los malos resultados y estadísticas (nota: en el primer mes de lanzamiento sólo fueron comercializadas cerca de 15 mil unidades). Otro infortunio para Mark Z.

Microsoft, levántate y anda

La compañía líder en el segmento de software quería darse el deleite de salir al mercado a competir con iPad y las tablets de Android. Vaya pavada. Sin embargo, parece que con el gusto no es suficiente. En este mundillo, querer no siempre es poder. Microsoft, ¡tu Surface fue un big fail! Los números no cerraron: buenos materiales, buen touch y una hermosa pantalla no alcanzaron, y las quejas por la falta de potencia, las limitadas aplicaciones y el excesivo precio fueron algunos de los puntos que destrozaron al producto (y representaron una pérdida de 900 millones de dólares debido a la paupérrima cantidad de ventas). Respecto a las últimas Surface 2 y Surface Pro 2, los usuarios hablan de mejorías en la velocidad y las apps disponibles pero también de un recalentamiento de la tableta y de un valor que alcanza el nivel de las nubes.

Un tropezón no es caída pero, ¿qué hay de varios?

Errar es humano y reconocer un traspié no es fácil para la enorme mayoría de las marcas. Después de grandes expectativas y de mucho dinero puesto en un lanzamiento, salir públicamente a aceptar una derrota es dificultoso. Y ese fue el caso de la firma canadiense Blackberry que, en septiembre pasado, anunció la pérdida de 965 millones de dólares en el segundo trimestre de su ejercicio fiscal, en tanto había tenido una de 84 millones en el primer trimestre. ¿La razón? Cientos de miles de unidades de teléfonos con el nuevo sistema operativo BB10 se quedaron sin vender en las tiendas de todo el mundo o fueron vendidos a precios de descuento para reducir los inventarios. Días antes, la ex Research In Motion (RIM) había comunicado un recorte de 4.500 empleados (el 40% de su fuerza laboral) y, días después, anunció que dejaría de cotizar en bolsa con la venta a Fairfax Financial Holdings, el accionista mayoritario de la compañía. Hubo varias intenciones de deshacerse de la empresa (y también existieron potenciales compradores como Lenovo, Cisco, Google y SAP) pero el mes pasado se dio marcha atrás con esa idea y se destronó al CEO que ocupaba su cargo desde hacía un año. Por ahora, el futuro se ve turbio.

Gritémoslo a los cuatro vientos: “We’ll miss you, guys!”

-En su blog oficial, Google aseguraba que el cierre de su lector y agregador de RSS Google Reader se debía a la poca cantidad de usuarios y a que “la compañía está concentrando sus energías en menos productos”. Sin embargo, algunos sostienen que el problema de fondo era el altísimo costo y la enorme infraestructura necesaria para mantener la privacidad a salvo. De nada sirvieron las 38 mil firmas que recogieron los indignados en 24 horas a través de la plataforma change.org para pedirle al Sr. Google que recapacitara. El 1 de julio cerró el servicio popular de feeds y el mundo colapsó.

-Es todo culpa del auge de iTunes y el resto de los reproductores de MP3 alternativos. Adiós a los noventa: Winamp pasa a mejor vida. Quince años es mucho tiempo y bastante bien se mantuvo. Tal vez AOL podría haberle sacado mayor provecho y, si bien en los últimos tiempos hubo versiones para Android y Mac, deberían hacer un mea culpa. Con la cantidad de usuarios y el tiempo que se mantuvo, podría haber explotado la jugada y convertirse en un gran éxito como YouTube y Spotify. Maybe next time.

“É un giorno tristísimo”, eso fue lo que pensó una buena parte del globo (más de cien millones de usuarios) el 15 de marzo cuando el odioso Sr. Microsoft (porque acá son todos señores, ante todo) decidió acabar con su famosísimo servicio de mensajería MSN Messenger. ¿Cómo que para siempre? Sí, para siempre. “Tenemos grandes noticias que compartir contigo. Skype y Messenger se unen”, anunció la empresa. Pero nada fue igual, la era terminó. Toda una generación utilizando el popular chat de los muñecos azul y verde… La operación fue por un total de 8.500 millones de dólares y, así, el clásico se jubiló y cerró sesión por última vez.

Compartir