Las horas se han vuelto inteligentes y hoy los relojes hacen mucho más que solo indicarnos el tiempo. Toda la información que necesitamos en cualquier momento del día, la obtenemos en el momento deseado y tan solo a unos centímetros de nuestros ojos. Basta con acercar el brazo y, sujeto a nuestra muñeca, encontraremos el aparato de los mil usos: hello, stranger. Los smartwatches son los gadgets del año y la industria del wearable computing es tendencia absoluta.

Hubo un momento, hace algunas décadas, en que tener una calculadora en un reloj de muñeca era el gran grito en tecnología móvil. Hoy podemos hacer un status update en las redes sociales, contestar DMs en Twitter, consultar el clima de nuestra ciudad de veraneo y calcular cuántas cuadras faltan para el próximo giro a la derecha (además de llevar un registro de los kilómetros corridos en la última semana y compartir con amigos nuestra música favorita). La mayoría de las grandes compañías ya forman parte de este nicho y continúan trabajando en nuevos modelos con más especificidades y detalles de valor que generen en el usuario una experiencia más rica, dándole un lugar también a un gadget fuera de lo común y a un dispositivo pensado para los más chicos.

Samsung Galaxy Gear: diseño y concepto de lujo

Una cámara de 1.9 megapixeles, pantalla AMOLED de 1,63 pulgadas y 4GB de memoria son algunos componentes diferenciales que destacan al Samsung Galaxy Gear del resto de los relojes inteligentes. A través de su aplicación S Voice, podrás gestionar el calendario y llamar a tus contactos. Aunque el gadget salió a la venta en septiembre, ya se habla de la posibilidad de que próximamente haya una baja importante en el precio de este dispositivo debido no solo a su impopularidad (que lejos está del cuestionamiento en la calidad del producto) sino también porque en marzo llegaría la segunda generación de smartwatches de la compañía surcoreana, el Samsung Galaxy Gear 2, de la mano del smartphone Samsung Galaxy S5.

[youtube width=”560″ height=”315″ video_id=”mEkH4TPCToI”]

Peeble Steel Smartwatch, estilo para tu muñeca

Las mismas features que el anterior están presentes en el nuevo Peeble pero en una steel case, lo cual lo hace mucho más glamoroso y fuerte. El tamaño es el mismo, es waterproof y, aunque no cambió su procesador, el nuevo smartwatch tiene mayor almacenamiento. Este wearable gadget no grita a los cuatro vientos que es un reloj inteligente, lo que hace que se pueda utilizar para cualquier ocasión. Un punto en contra -si ya eras usuario de la marca- es que cambió el enchufe de energía, por lo que no se puede usar el anterior para cargarlo. Entre las más de mil apps que se podrán descargar desde su store, estarán Foursquare, Yelp, ESPN, Pandora y Mercedes.

[vimeo width=”560″ height=”315″ video_id=”83386748″]

Sony SmartWatch 2, la gran evolución del reloj

A diferencia de muchos modelos que no pueden sacar partido de todas las funcionalidades que tienen debido a la incompatibilidad con los smartphones, el Sony Smartwatch 2 puede utilizarse con cualquier Android, siempre que se tenga la versión 4.0 o superior de la plataforma. Es resistente al agua pero no sumergible y uno de sus puntos fuertes es la duración de su batería que –de forma moderada- soporta cuatro días de uso. La pantalla es de 1,6 pulgadas, cuenta con soporte NFC y bluetooth 3.0. Hacer y contestar llamadas, responder e-mails y ver todas las modificaciones desde el ícono de cada aplicación, todo eso y más es posible con este mega reloj. Próximamente, se lanzarán dos nuevos modelos: una versión con una correa de tela con el diseño de la bandera de Brasil con motivo de la Copa Mundial de Fútbol 2014 y una versión steel con pulsera de metal plata.

[youtube width=”560″ height=”315″ video_id=”DoUzM7WYlP0″]

Durr ofrece una percepción diferente del tiempo

Este brazalete es unisex, viene en cinco colores y vibra cada cinco minutos para que realmente te des cuenta de la forma en la que cambia el tiempo. De acuerdo a su website, Durr te ayuda a darte cuenta de lo rápido que bebes una cerveza o de cómo vuela el tiempo cuando estás pasándola bien. Todo esto sin mostrarte números. Sin mostrarte agujas. Se arma en Oslo, no se puede modificar el tiempo entre vibración y vibración y, creas o no, se vendió todo el stock que había disponible. Afortunadamente, puedes encargar el tuyo para la próxima tirada.

[youtube width=”560″ height=”315″ video_id=”AeeaemmuveU”]

Los smartwatches también son cosas de niños

Conectividad móvil y GPS son dos de las características de Filip, un reloj avanzado que tiene como funcionalidades principales la localización en tiempo real y la comunicación de los hijos con los padres. Mediante una app para smartphones, podrás conocer la ruta de los más chicos y recibir avisos en caso de que salgan de la zona marcada como segura. De la mano de AT&T, también puede utilizarse como teléfono por tan solo diez dólares mensuales y solo está disponible en Estados Unidos por un precio de 200 dólares.

[youtube width=”560″ height=”315″ video_id=”Q-mk8NpzUko”]

Hasta el momento, Apple no oficializó que la compañía estuviese trabajando en su primer iWatch pero, visto y considerando que aseguraron estar haciéndolo sobre nuevos dispositivos, es muy probable que uno de ellos vaya por el lado de los relojes inteligentes. De acuerdo a un artículo de The New York Times,  y teniendo en cuenta que uno de los problemas a los que se ha enfrentado desde siempre esta trendy brand es la poca duración de sus baterías, es probable que en algún momento presenten un smartwatch que se cargue por movimiento o con luz solar y que hasta tenga una pantalla curva para facilitar la captación de Febo. Por su parte, HTC lanzaría su primer wearable device a fin de año, que contaría con un sistema de doble cámara con tecnología Ultrapixel y del que todavía no se conoce el nombre.

Variados son los diseños, los valores y las funciones de estos relojes inteligentes. Tal vez habría que pensar si hay mercado para todos o si algunos smartwatches llegan a nuestras vidas para desaparecer, en lugar de otro mejor, tan pronto como los adquirimos.

Compartir