Dos mil novecientos millones de dólares es el dinero que Lenovo desembolsó para quedarse con el mítico fabricante de celulares Motorola Mobility, tan solo la cuarta parte que pagó Google en 2011 cuando la compró. Sí, a primera vista podría decirse que la firma china cerró el negocio perfecto. Sin embargo, el truco está en que el buscador más exitoso -si bien se deshizo de la fábrica de smartphones– conserva las patentes, lo que empareja la situación y revierte la supuesta desventaja del pícaro vendedor. Si bien el gigante de internet hoy busca especializarse en contenidos y en sistemas operativos para móviles, es decir, apunta más al software que a los aparatos, bajo ningún punto de vista eso impedirá soltar su bien más preciado: la mayoría de las patentes y licencias de uso. En cualquier caso y de acuerdo a Strategy Analytics, la combinación posicionaría a Lenovo como el tercer mayor fabricante de móviles en el mundo y no es un dato menor.

¿Todo tiempo pasado fue mejor?

Gracias a Razr V3, Motorola alcanzó su apogeo entre 2004 y 2006 pero rápidamente cayó en picada: de ocupar el podio, pasó al 10% de participación mundial en 2007 y descendió a la mitad al año siguiente. Finalmente, en 2011 llegó Google, el caballero de la armadura brillante que prometía sacarla de esa situación y posicionarla como un monstruo tech. Pero el amor es algo que se alimenta todos los días y acá algo fallo. Ni lerdo ni perezoso, el Sr. Google vio la oportunidad y decidió ubicarla en brazos del gigante amo de los celulares. De esta forma, el horizonte mostraría menos conflictos en la industria por la competencia del hardware y una presión hacia Samsung para que se acerque más a Android.

Conquista de nuevos territorios a la vista

Recientemente, el fabricante de computadoras se convirtió en dueño de parte de la división de servidores de IBM. ¿Qué gana Lenovo con esta nueva adquisición? Seguir constituyéndose como una de las marcas más respetadas del negocio y, por sobre todas las cosas, fortalecer uno de los puntos más débiles de la firma, alcanzando los mercados occidentales y, especialmente, Estados Unidos. El movimiento es inteligente: necesita un nombre para brillar y, en lugar de construirlo, compra una marca que ya tiene prestigio e identidad y que le abre el camino de manera más simple.

La guerra ha comenzado y los enemigos comienzan el ataque

En una entrevista para The Wall Street Journal, Tim Cook –CEO de Apple– no perdió oportunidad de hablar sobre la venta de Motorola: “No me sorprende. Parece una transacción lógica. Google se deshace de algo que está perdiendo dinero, algo con lo que no están comprometidos. Creo que es realmente difícil hacer hardware, software y servicios, y enlazarlos todos. Eso es lo que hace que Apple sea tan especial. Es realmente duro y no estoy sorprendido de que no lo hagan”.

Interesantes apuestas y oportunidades

Hace unas semanas, el Presidente Ejecutivo de LenovoYang Yuanqing– aseguró que uno de los objetivos del nuevo panorama es vender más de cien millones de smartphones para 2015, casi el doble de las ventas combinadas de ambas compañías en 2013: “El crecimiento provendrá definitivamente tanto de los mercados emergentes como de los mercados de Motorola. A pesar de que Motorola tiene una gran influencia en Estados Unidos y América Latina, la participación de mercado es aún limitada. Así que todavía tenemos una muy buena oportunidad para crecer. Queremos llegar a ser un jugador muy decente en estos mercados”.

Triángulo de grandes actores

Por el momento, podemos decir que Google queda bien parado luego de deshacerse de Motorola: ya no tiene que padecer una marca que no gana dinero (sino que lo pierde a montones, registrando cerca de 250 millones de dólares por trimestre) y puede poner su atención en los partners que tiene para que Android se muestre y continúe brillando. Lenovo también sale ganando porque, gracias a esta adquisición, logrará alcanzar nuevos mercados de forma más fácil y, si realmente trabaja para ello, podría convertirse en líder en el mercado de los smartphones. ¿Y Motorola? Por el momento, no está tan claro. Tiene nombre, reputación, calidad de producto y una larga historia en la industria. ¿Será suficiente para revertir su situación y empezar a pensar en grande de la mano de este nuevo player?

Fuente imagen: tafkaga.com

Compartir