Es la compañía de la que todos hablan. Un equipo fundador de lujo, récords en levantamiento de capital y presencia en 14 ciudades, hacen de Restorando, la empresa más prometedora de la región. Conocé su historia, errores y secretos, en palabras de su CEO, Frank Martin.

Al 5to piso de una gran torre en el barrio de Belgrano es donde se acaba de mudar todo el equipo de Restorando, comenzado el mes de febrero. Resultó lógico entonces, que cuando llegamos para nuestra entrevista con Frank Martin (29), había cosas sin ordenar, rastros de reciente obra y por sobre todo varios escritorios vacíos. Es que la dotación de empleados de Restorando va evolucionando a escalas gigantes. El año pasado eran 30, hoy son 77 y esperan terminar el año con 110 workers a las órdenes de este joven CEO. Frank nos recibe en remera Polo y Jeans, y amablemente nos conduce a una de las salas de reunión de la empresa.

Restorando es una plataforma de reservas online de mesas de restoranes. Lanzado en el 2011, hoy está presente en 7 países y 14 ciudades de Latinoamérica, donde 200 mil personas por mes consiguen una mesa para comer gracias a su servicio. Su team fundador es de lujo, a Frank, se le suma su amigo de la Universidad Austral, Franco Silvetti, como COO de la compañía y Andy Freire y Santi Bilinkis, como parte del equipo fundador, aunque no formen parte del día a día de la compañía.

“Hoy estamos muy bien”, comienza Frank su entrevista. “Al poder levantar una ronda bastante grande el año pasado, tuvimos un desafío grande de preparar una estructura adaptada a la escalabilidad (sobretodo internacional) de nuestro negocio, con lo que desde agosto del año pasado hasta hoy, nos llevó un tiempo tener el equipo organizado. Recién ahora estamos apretando el acelerador para seguir consolidando nuestras 14 ciudades”, completa. Y no es para menos, el ritmo frenético que lleva Restorando desde su lanzamiento es asombroso para propios y extraños. En sólo 3 años de vida, logró no sólo levantar más de 17 millones de dólares en financiación y abrir sus operaciones en 14 ciudades, sino que también instalar un concepto, un nuevo hábito de compra, que la gente antes desconocía. Santi Bilinkis publicaba una nota en su blog en el año 2011, sobre el lanzamiento de Restorando (la podés ver aquí), en la que la mayoría de los comentarios de los visitantes hacían referencia a las tremendas dificultades que afrontaría Restorando, para instalar un nuevo hábito en la gente: reservar por internet. Pero esa batalla parece haberse vencido, por los sólidos números que presenta la compañía, aunque aún es difícil terminar de afirmarlo.

[youtube width=”560″ height=”315″ video_id=”4XUvVTnvu34″]

Los cimientos

-¿Cómo fue la evolución de Restorando?

-Hace 3 años, con mi socio Franco, empezamos a copiar OpenTable y traerlo para Latinoamérica, adaptando el producto y el modelo de negocios. Empezamos muy de a poco en Buenos Aires y San Pablo, nosotros mismos yéndole a vender a los restoranes un libro electrónico de reservas. Durante un año escalamos en estas 2 ciudades llegando a tener 200 restoranes y pudimos ir validando bastantes métricas del negocio que nos sirvieron a futuro, como cuánto se gasta en adquirir un usuario, cuánto en adquirir un restorán, cuántas reservas se pueden conseguir por restorán, etcétera. A medida que fuimos viendo la evolución, decidimos levantar capital para seguir escalando en mas ciudades. Hoy tenemos 2.500 restoranes, y nuestro plan es consolidar el modelo de negocios de reserva de mesas por internet, en toda Latinoamérica. Nuestro desafio para este 2014 es la escalabilidad.

-¿Y la idea cómo fue que surgió?

-Mientras estábamos trabajando, yo en Personal y Franco en Johnson & Johnson, empezamos a pensar en ideas para emprender, así que cuando nos íbamos del laburo a las 6 nos juntábamos y nos poníamos a trabajar. No necesariamente tuvimos que dejar nuestros trabajos para empezar a emprender, sino que empezamos a ver que cosas tenían sentido hacer. Preparamos 5 proyectos, muy bien estudiados, que eran Copycats. Negocios que habían funcionado en otra parte del mundo, y que existía la posibilidad de hacerlos acá, con un mercado de Latinoamérica, mayor a 1 billón de dólares, y que generaban buenas barreras de entrada. Entonces hicimos una carpetita y ahí nos quedamos con 5 y renunciamos. Luego fuimos a buscar a Santi y Andy a quienes les simpatizaba empezar con la copia de OpenTable.

-¿Pero qué es tener bien estudiado un negocio?

-Fueron meses de laburo para tener los 5 proyectos completamente estudiados, fue un trabajo arduo. Tamaño de mercado, barreras de entrada, benchmarkings en otras partes del mundo, pricing para la región, un trabajo súper de analista, que llevó mucho tiempo porque había mucha información que no se encuentra en internet.

-¿Y cómo fue la experiencia de trabajar con Andy Freire y Santiago Bilinkis?

-Muy buena, la verdad que fueron un empujón muy grande. Imaginate que Franco y yo veníamos de trabajar en relación de dependencia, en compañías multinacionales, que eran lo contrario a una startup, con lo que no teníamos noción de cómo emprender. Ellos nos aconsejaron muchísimo en esta etapa, donde logramos una curva de aprendizaje muy acelerada.

Continúa leyendo esta entrevista aquí.

Fuente imagen: Alt1040

Compartir