A veces me preguntan cuál es mi definición de “Emprendedor. Hay montones que dan vueltas por ahí pero la que a mí me gusta es decir que un emprendedor es aquella persona que ve lo mismo que todos los demás ven pero, a diferencia del resto, decide hacer algo al respecto.

Officenet es un buen ejemplo de esto. Andy Freire y yo no inventamos nada. La oportunidad de crear una compañía que profesionalizara la industria de productos de oficina era obvia y había estado abierta por un largo tiempo. Nosotros no fuimos siquiera los primeros en verla. Muchas personas después de que Officenet lanzara nos decían que habían pensado que había potencial para crear una empresa que haga eso. Andy y yo fuimos apenas los primeros (en Argentina y Brasil) en pasar del dicho al hecho.

A mí me gusta esta definición porque separa al emprendedor del visionario y desacraliza la idea de que hay que ser “tocado por una varita” para poder emprender.

Las oportunidades están ahí, alrededor nuestro en todo momento. Todos las ven.

Arremangarse y hacer es la diferencia clave.

Compartir