No es un sueño. Estamos despiertos y despabilados, felices, extasiados y saltando en una pata porque uno de los bancos de imágenes de pago online más populares y completos de internet liberó treinta y cinco millones de fotografías para que el globo entero pueda utilizarlas libremente. Sí, señores, dreams come true. Con la idea de luchar contra el uso no autorizado de sus imágenes, el gigantesco monstruo Getty Images pone a disposición gran parte de su extenso y populoso catálogo y hoy el mundo es un lugar más hermoso. No importa si trabajas en un medio enorme o si recién comienzas un minúsculo blog. Eso sí, absténganse todos aquellos que busquen con esto sacar un provecho económico: este pseudoregalo es solo para uso personal, afuera quedan los propósitos comerciales.

“La innovación y disrupción son las bases de Getty Images y estamos entusiasmados de abrir nuestra vasta colección de imágenes para compartirlas de forma fácil y legal para beneficiar a nuestros colaboradores de contenido y socios, y fomentar nuestra misión central de activar un mundo más rico visualmente”, aseguró Jonathan Klein, Co-Founder y CEO de la compañía a British Journal of Photography.

Algunos creen que esta medida es cínica y muchos fotógrafos que licencian sus creaciones a través de este servicio han protestado en contra de esta decisión. Pero la sentencia ha sido tomada y Getty Images resolvió deshacerse de todas esas marcas de agua que consideran están de más y permitirles a sus usuarios que embeban las imágenes que más les gustan en donde quieran. Eso sí: los créditos de quienes tomaron las fotografías aparecerán siempre en los footers dejando ver quién realizó la imagen y de dónde fue recogida.

GettyImages_InsertarImagen

Atención con la letra chica

Pero, ¿cuál es el punto de abrir este servicio a los mortales? Conocer a quiénes llegan las imágenes, simple y sencillo. No es por amor al arte. El objetivo de la compañía consiste en beneficiarse del uso legítimo de su material, un registro que hoy es imposible de rastrear. De esta forma, todo aquel periodista, blogger o twittero que quiera nutrir su contenido con un buen material fotográfico, tendrá a disposición treinta y cinco millones de opciones. Y sin pagar un solo centavo. A través de un código HTML, podrá acceder a las mejores y más impactantes fotografías (¡pero nada de copiar y pegar, eh!). “Estamos tomando una situación actual y existente y la estamos insertando en un ambiente fácil y legal”, sostuvo el SVP de Getty Images, Craig Peters, en TechCrunch.

Desde ya, hay algunos detalles a tener en cuenta. Por ejemplo, las fotografías que ilustren los artículos o entradas no aparecerán cuando decidamos compartir este contenido en Facebook o Twitter, la medida de las imágenes no es negociable –por el momento, es de 594 x 465 pixels- y, al ser un iframe, no será responsive.

¿Un replanteo de negocio?

Ahora, la pregunta es: ¿cómo impacta esta resolución en el mercado? Es demasiado pronto para sacar conclusiones. Sin embargo, no hay dudas que este cambio es interesante y, probablemente, el resto de los servicios y bancos de fotos deban trabajar sobre nuevas estrategias de negocio. En cuanto a la publicidad, tampoco se sabe mucho al respecto por ahora pero es muy posible que pronto comience a utilizar un espacio de las fotografías para ese propósito. ¿Qué pasa si el amplísimo universo de internet se llena todo de imágenes insertadas a través de Getty Images y, un buen día, la compañía decide poner banner ads encima de todas esas incrustaciones? “El movimiento de Getty Images podrá salir bien o salir mal. Pero sin duda, marca el momento en el que un gran proveedor de productos digitales abandonó el absurdo pensamiento de que las cosas no habían cambiado, y decidió empezar a abrazar la lógica web”, aseguró Enrique Dans en su blog.

Compartir