El modelo lineal de televisión ha muerto. QEPD. Aunque es de público conocimiento que la caja boba nació para instalarse en el comedor de las casas y formar parte de un rito familiar en el que padres e hijos se sentaban en el sofá con el aparto en frente, hoy es centro de conversación masiva y parece como si las segundas pantallas existieran desde siempre. Ya sea a través de un smartphone o una tablet, en la actualidad todos los programas y series de televisión tienen un espacio en las redes sociales –al igual que sus protagonistas-, permitiéndoles a los seguidores y fans dialogar entre sí, festejar o defenestrar situaciones, escenas, episodios o vueltas de tuerca de historias, además de proponerles soluciones a los guionistas y felicitar a los héroes y villanos por sus actuaciones. Y, gracias a la llegada de sistemas on demand como Netflix, Amazon Prime o Hulu Plus, hoy el televidente (¿seguimos llamándolo así?) puede elegir qué device utilizar para ver su programación favorita.

Realidad y bidireccionalidad

La revolución televisiva está aquí pero todavía queda un largo camino por recorrer. “El futuro de la televisión está en la red”, manifestó el CEO de Netflix, Reed Hastings en un documento titulado “Netflix Long Term View”, el año pasado. Allí muestra cómo la gente va cada vez más hacia ese tipo de tecnología. La Social TV llegó para quedarse. Años atrás el espectador mantenía una actitud pasiva frente a la pantalla pero hoy lo más normal del mundo es comentar por Twitter, e incluyendo algún que otro hashtag, lo que estamos viendo en el momento en el que sucede todo. En otras palabras, es una forma de interactuar con el contenido, convertirnos en creadores activos y creativos de lo que miramos. Let’s make some buzz.

SocialTV

Pantallas para todos los gustos

Sin dudas, los televisores han cambiado mucho en las últimas cuatro décadas y, de ser aquellos pesados y lúgubres armatostes que nos reflejaban imágenes en blanco y negro, pasaron a convertirse en delicados y estilizados cuadros con resoluciones impactantes que tienen la capacidad de reproducir películas en tres dimensiones y dejarnos con la boca abierta.

Curvas, flexibles, plegables, táctiles. Las compañías tecnológicas no tienen límites (por suerte) y nos acercan las pantallas que más se aproximan a nuestros gustos. Aparentemente, las hay para todos. Sin dudas, estamos frente a una nueva era de visualización. Tamaños superiores las cien pulgadas y resoluciones mayores a 4K marcan claramente hacia dónde va el rubro mayor del entretenimiento hogareño. Si bien todavía no están en el mercado –y no se sabe aún cuándo podrán ser adquiridas por cualquiera que tenga ganas de comprarlas- está claro que todas las miradas están puestas en ellas y que, tanto particulares, aficionados y empresas, mueren por tenerlas.

Resoluciones de 3840 x 2160 píxeles, corrieron del trono a la tecnología Full HD y las curvilíneas pantallas de Samsung (la Bendable TV se transforma de plana a curva con solo apretar un botón) y LG hacen suspirar a cualquiera.

Samsung_BendableTV

De la imaginación a la realidad

Hace unas semanas, InAir recaudó un setenta y cinco por ciento más de la cantidad fijada como objetivo en Kickstarter y pronto habrá personas que gozarán de la impresionante experiencia de ver televisión como si estuvieran en la película “Minority Report”. Se trata de un dispositivo que permite transformar cualquier televisor standard (y, por supuesto, cualquiera 3D) en una nueva pantalla en la que se verán diversas interfaces con solo conectar un cable HDMI a la parte trasera del aparato. Gracias a este perfecto invento, se puede navegar por internet y mirar la mejor programación a la vez. Una verdadera belleza tech.

[youtube width=”560″ height=”315″ video_id=”BGf1J5X1kao”]

Fuente imagen: WordPress/nrby

Compartir