Mark Zuckerberg volvió a hacerlo. Contra todo pronóstico, el CEO de Facebook sorprendió a todos comprando Oculus VR, la compañía creadora del casco de realidad virtual Oculus Rift por USD$2 billones en acciones y efectivo.

La gran pregunta que surge es: ¿por qué comprar Oculus?

Primero, vayamos a las compras que ha hecho Facebook en los últimos tiempos. Cuando adquirió Instagram por un billón de dólares, encajaba perfecto. Compartir imágenes, conectar a la gente, todo le gritaba a Zuckerberg que era una empresa que debía tener. También tenía sentido porque abarcaba un mercado que él quería controlar, se quitaba competencia de encima y abría un nuevo canal de comunicación entre los usuarios.

Tiempo más tarde, compró Whatsapp, por diecinueve billones y, en este caso, estaba obteniendo un servicio de mensajería, con un paquete de un billón de usuarios. WhatsApp es una red social, una vez más se quitaba una fuerte competencia de sus espaldas y de paso seguía agrandando su base de usuarios a nivel mundial.

Pero, ¿Oculus? No es una amenaza, no es una red social, no tiene usuarios que adoptar…

En palabras de Mr. Z: “Haremos de Oculus una plataforma para muchas otras experiencias. Imagina disfrutar de un asiento de primer nivel en un juego, estudiar en una sala de alumnos y profesores de todo el mundo, o consultar a un doctor a la cara con solo ponerse las antiparras en casa. Esta es realmente una nueva plataforma de comunicación. Al sentirte presente, puedes compartir espacios ilimitados y experiencias con las personas en tu vida. Imagina compartir no solo momentos con tus amigos online, sino experiencias completas y aventuras”.

Segundo, ¿qué es Oculus y por qué lo compró Facebook? Oculus nació en Kickstarter. Sí, leiste bien. Un kickstarter consiguió el dinero para llevarse a cabo, y luego se vendió en dos billones de dólares, un hermoso ejemplo para soñar.  En la plataforma de crowdfunding llegó a la nada despreciable suma de 2.437,429 de dólares y cerca de 10.000 personas donaron para que este proyecto vea la luz.

Oculus es un casco de realidad virtual que ha sido diseñado para cambiar el panorama de los video juegos. Imaginen jugar un First Person Shooter (juego en primera persona) viendo las manos del soldado, nuestras manos. Pero Oculus Rift es mucho más y Zuckerberg lo sabe.

El dueño de la red social más grande del mundo no es el único interesado en la realidad virtual: durante la última celebración de la GDC (Game Developers Conference), Sony presentó su propio periférico llamado Project Morpheus. La compañía nipona, que ha levantado mucha expectativa los días previos a su conferencia, no falló. Las gafas hicieron acto de presencia dejando bastante complacidos a todos aquellos que tuvieron el placer de probarlas. Sony, pretende que su dispositivo tenga la mayor aceptación en todos los ámbitos posibles y su total compatibilidad con PS4 le puede asegurar una buena base de jugadores para vender su producto.

La realidad virtual va a volverse algo cotidiano y ahora Facebook es dueño de la empresa con el prototipo con mayor potencial para lograrlo. “Luego de los juegos, volveremos a Oculus una plataforma”, agregó Zuckerberg.

Un grupo de artistas e investigadores llamado  “Be Another Lab” utiliza distintos dispositivos para realizar experimentos para provocar reflexiones sobre qué significa la identidad de cada uno. Con Oculus, presentan este “cambio de género”:

[youtube width=”560″ height=”315″ video_id=”T_QxRk04J_E”]

Fuente imagen: Tested

Compartir