Lo que uno ve como observador suele ser una fracción muy pequeña del todo que hay detrás, y rara vez captura el proceso que llevó al producto final. Esto es cierto en infinidad de productos y servicios y, por supuesto, también aplica a startups.

Hace unos meses conocí (virtualmente) a Danielle Morrill y su startup Mattermark. En este post (en inglés), Danielle detalla el proceso que atravesó el equipo de founders para llegar a donde están hoy. Cuenta que pasó por YCombinator, que levantó un millón de dólares, que tuvo su momento de gloria, que contrató gente, sólo para darse que después de gastar dos tercios de la inversión, no tenía un negocio factible y escalable. Y recién ahí empieza lo interesante, cuando con sus co-fundadores se van a la casa de sus padres y empiezan a pensar y armar lo que después sería Mattermark.

Creo que historias como la de Mattermark inspiran, educan, animan a otros emprendedores. Y creo también que en América Latina nos faltan estas historias. Estamos acostumbrados a escuchar los casos de empresas establecidas como OLX, Despegar o MercadoLibre, pero poco sabemos de las startups que se están gestando ahora mismo. Aprender de las empresas exitosas está muy bien, pero también hay mucho valor en entender los procesos de otros que todavía están en camino.

Por eso quisiera hacer una invitación abierta para que emprendedores de toda la región se animen a escribir las crónicas de sus startups. No es necesario que solamente sean historias de éxito con millones de dólares levantados, pueden también describir los fracasos y, sobre todo, los aprendizajes. Como lineamientos, propongo lo siguiente.

– Escriban sobre startups con al menos seis meses de vida (idealmente, un año).

– Traten de hacerlo en forma cronológica, poniendo foco en los momentos y decisiones clave.

– Máximo 300 palabras.

Publiquen sus historias donde puedan, difúndanlas y ayudemos entre todos a construir un ecosistema emprendedor más sólido y colaborativo. Me comprometo a publicar las historias que me llamen la atención y darles difusión entre los cinco millones de subscriptores de LatAm.VC (?).

Este post fue originalmente publicado en LatAm.VC

Compartir