500 Startups, una de las aceleradoras más importantes del mundo, estuvo de gira por América Latina. Conocé a fondo la empresa y los mejores consejos para aplicar, de la mano de su Venture PartnerCésar Salazar.

-César, ¿estás viviendo como un rockstar?

-Ah, puede ser (risas), un rockstar chiquitito. Me reciben bien en cada lugar que voy, me sacan a comer, a tomar algo. Si ésta es la vida de rockstar, está muy bien, aunque en la tele se muestra que la pasan mejor que yo (más risas).

César Salazar, Venture Partner de 500 Startups y líder de la oficina de la Ciudad de México estuvo de recorrida por toda América Latina, anunciando la nueva convocatoria del prestigioso proceso de aceleración que 500 Startups ofrece.  La entrevista se concretó en La Maquinita, el co-work space más popular de Buenos Aires. Allí, César se reunió con más de sesenta emprendedores argentinos para explicar en profundidad en qué consiste el programa.

500 Startups

500 Startups es un fondo de capital semilla y aceleradora global con inversiones en más de cuarenta países. Comandada por Dave McClure, 500 Startups es considerada una de las mejores aceleradoras del mundo. Cuenta con inversiones en startups con un tremendo potencial como TaskRabbit y  Udemy y ya ha tenido grandes éxitos, como cuando Google compró Wildfire en 2012 por trecientos cincuenta millones de dólares.

-¿Cómo interactúa 500 startups con los emprendimientos?

-Hay básicamente dos posibilidades con las que puede interactuar con una startup. Una es que participemos como inversores con capital semilla, típicamente no siendo líderes de esa ronda, aunque nos invitan a participar. Y eso, a nivel global, representa más de la mitad de nuestras inversiones. La segunda modalidad es la aceleradora, que en América Latina es la más importante, en donde normalmente somos el primer inversor de la compañía. Para ellos tenemos una oferta bien estándar que consiste en invertir cuarenta mil dólares, por el 10% de la compañía, que se componen de 28% en efectivo y 12% en el programa de aceleración que incluye espacio de trabajo, mentores de Silicon Valley y la oportunidad de trabajar codo a codo con un grupo de los mejores emprendedores de la región.

500startups

En Marzo del 2011, César fundó Mexican.vc, fondo de capital de riesgo que invertía en startups en etapa temprana. Fue por ver los buenos rendimientos que tuvo el fondo, su equipo fundador y la estrategia de conquistar el mercado latino, que 500 Startups se interesó en Mexican.vc para llegar a un acuerdo de compra (el precio no fue develado) y que César y su equipo pasen a comandar la subsidiaria de 500 Startups, desde la Ciudad de México.

-¿Cuál es la relación que tiene 500 Startups con América Latina?

-América Latina es el lugar en donde tenemos más inversiones fuera de Estados Unidos, lo consideramos un lugar crucial para nosotros. Es por eso que tenemos una oficina en la Ciudad de México, para darle mucha más atención y contención al emprendedor latinoamericano. No hacemos esto porque el emprendedor latinoamericano no merezca ir a Silicon Valley, sino todo lo contrario. Además de estar al nivel, creímos que debíamos estar mucho más cerca del mercado para poder dar un soporte más certero. Hasta ahora, hemos invertido en sesenta y cinco empresas de toda la región y, desde que abrimos la oficina de la Ciudad de México, hemos hecho casi cincuenta de estas. 500 Startups en la Ciudad de México no pretende encargarse sólo de México sino de toda América Latina. Estamos ahí porque es una localización estratégica. Estamos a sólo cuatro horas de Silicon Valley y el tamaño de mercado que tiene el país es muy atractivo.

-¿Y cómo se relacionan las oficinas de México y Silicon Valley?

-Esta es una duda muy recurrente y, cuando me la paso fuera de México, me doy cuenta de que hay que comunicarla mejor. Básicamente, hay un solo equipo de inversión a nivel global, compuesto por trece personas, cuatro dedicadas exclusivamente a América Latina, dividiéndonos una para Brasil y los restantes tres para el resto de los países de habla hispana. Se puede hablar con cualquiera dentro de 500 startups, es una compañía que ofrece la misma atención para cualquier país. A diferencia de otros programas como Techstars, nosotros decidimos no ir a otros lugares a través de un licenciamiento del programa, sino ir nosotros con nuestra estructura, eso fue lo que se hizo en México. Por lo que la gente que toma las decisiones importantes en México es la misma que en Silicon Valley, los mentores son compartidos, así también como los beneficios. Lo más importante es remarcar que todas las compañías de 500 startups pertenecen a la misma red, independientemente de si invertimos en ellas desde el fondo de América Latina, desde Silicon Valley o desde el Sudeste Asiático.

El mundo emprendedor

Ser una de las cabezas de 500 Startups, hace que César esté en constante interacción con emprendedores de todo el mundo. Por eso, ¿qué mejor que preguntarle a él?

-¿Una startup que te guste?

-Me gustan varias startups, pero podría destacar dos compañías. En un extremo puedo nombrar a una compañía que invertimos en México llamada WePow, que ya cuenta con cuarenta empleados y posiblemente ya este levantando una serie B en el corto plazo. Ellos le resuelven muy bien el problema de reclutamiento a las grandes empresas, trabajan con grandes compañías que quieren resolver la adquisición de personal de una forma más creativa, utilizando videos, tecnologías mobile, etcétera. Es una compañía súper innovadora que sale de América Latina para resolver un problema en todo el mundo. En otro lado del espectro, hay una compañía que también me gusta mucho llamada Rubberit, que es un comercio electrónico de condones. Es algo que no tendría sentido en muchas partes del mundo, sin embargo la fundadora se dio cuenta que en farmacias solo el 2% de las compradoras eran mujeres. Se dio cuenta que el poder de la protección en las relaciones sexuales la tenía el hombre, lo que no le pareció que eso estuviera bien. Inició la plataforma con una versión muy amigable, una marca más neutral, un entendimiento de los estereotipos culturales, de una idiosincrasia y al día de hoy tiene miles de suscripciones, siendo un 35% de su base de clientes, mujeres. Esto habla mucho de que en la regióntenemos que hacer cosas relevantes para nuestro mercado.

[youtube width=”560″ height=”315″ video_id=”b8QRYAkSui8″]

Previo a fundar Mexican.vc, César fue parte del equipo fundador de PLU5 Digital Workshop y de 42 Claps, con lo que cuenta con más de diez años de experiencia en el mundo emprendedor.

-¿Qué errores podés advertir a los emprendedores?

-Hay que tener muy fresco que se está tratando de construir, para de esa manera poder alinear a toda la organización en busca de ese objetivo. Cuando uno quiere construir una compañía que facture un millón de dólares al año, uno se tiene que sentir orgulloso de crear eso. Esa compañía puede tener, a lo mejor entre diez y quince empleados, la compañía puede estar generando valor a cientos de clientes, y eso está muy bien, pero se tiene que estar muy honesto con uno si se quiere crear sólo eso. Por lo que si uno está tratando de crear una compañía que facture mil millones de dólares al año, también uno tiene que ser sincero al respecto en lo que se está involucrando. Lo que quiero decir es que muchas veces me encuentro en conversación con emprendedores en la cual el problema no es el producto ni el tamaño de mercado; el problema es que no tienen en claro qué están tratando de construir, no tienen en claro a lo que se quieren dedicar los siguientes siete o diez de su vida. No saben si quieren manejar un equipo de cien personas y los problemas que eso puede tener. Yo creo que para ser exitoso esto es algo que se debe saber desde muy temprano.

-Y para finalizar, ¿qué te gustaría hacer en un futuro cercano?

-Yo creo que me veo haciendo esto por lo menos diez años más, espero que con 500 startups, aunque no lo sé, la vida es siempre incierta. Me gustaría en el corto plazo empezar a ayudar a las empresas en una etapa mucho más amplia, hacer aceleración de compañías y seed stage está bien pero creo que el problema es un poco más grande, y me siento capaz de poder ayudar a compañías en tiempos más largos y quizás alinear capital para una etapa más extendida. Y después creo que mi ambición más grande es arreglar la educación preescolar. Uno de los grandes problemas que tenemos en muchos sentidos es producto de la falta de curiosidad hacia el saber, que se da sobre todo en edades muy tempranas. Me gustaría emprender en esa área.

Lee la entrevista completa aquí.

Fuente imagen: 500.conuzzel.com