Un cuadrado. Tan solo un perfecto cuadrado que hace de router Wi-Fi y, a la vez, nos permite llevar nuestra música a donde queramos y compartirla desde casi cualquier device que se nos ocurra. Pero no solo nosotros. Este pequeño módem –además de no depender de conectividad Bluetooth y, en consecuencia, dejar de lado los tradicionales requisitos de distancia mínima para una buena señal- permite que hasta veinte personas estén conectadas a la vez y transmitan sus propias canciones. Eso es Gramofon.

Gramofon2

No hay puerto físico de conexión de datos, tan solo dos Ethernet y una salida de sonido forman la pequeña caja. Tan solo un móvil o tableta como mando a distancia, ¡y voilà! Reproduce al instante. Este módem doméstico es propiedad intelectual de Fon, la mayor red de puntos Wi-Fi libre del mundo, que fue fundada por el argentino Martín Varsavsky y hoy cuenta con más de trece millones de accesos. La idea fue presentada oficialmente en Kickstarter y está en busca de doscientos cincuenta mil dólares para ser viable.

Un cambio en la historia

El funcionamiento de Gramofon es sencillo. Se conecta a cualquier equipo de sonido y, a la vez, a internet. Es decir, hace de puente para que el sonido de nuestros dispositivos llegue hasta los altavoces y la magia suceda.

A simple vista es un cuadrado negro que tiene un círculo en la parte superior. Esta innovadora circunferencia cambia de color. Azul, verde, azul, verde. Y, aunque en apariencia podría pasar por un disco duro que cabe en la palma de la mano, es mucho más que eso. Es un módem. Es un ordenador pequeñísimo. Es un device que llega para cambiar el modo de escuchar música, for better or worse. Ciento cincuenta personas trabajaron en este proyecto durante dieciocho meses desde la sede que Fon tiene en Madrid. Y es tan buena la idea que Gramofon no solo funciona con Spotify sino que también se puede utilizar una aplicación que desarrolló la firma y que reproducirá de acuerdo a los gustos de Facebook del usuario conectado. Y es que otro de los objetivos del aparato es permitir la interacción social a través de su plataforma y las redes cumplirán un papel fundamental. Pronto será también compatible con SoundCloud, Pandora y Google Music, entre otros.

[vimeo width=”560″ height=”315″ video_id=”90306687″]

Desde Kickstarter, hay tiempo para colaborar hasta mediados de mayo de 2014. Las primeras cuatrocientas unidades que compren los participantes, tendrán un valor de entre treinta y cuarenta dólares, dependiendo si lo quieren en negro o blanco. Y, si la campaña de crowdfunding funciona y se llega al objetivo económico, Fon está preparada para entregar una primera producción de seis mil quinientas unidades y ponerla en circulación durante el próximo mes de julio.

Fuente imagen: www.kickstarter.com

Compartir