Durante el III Congreso Internacional de Mercadeo y Publicidad Digital organizado en abril por el IAB Colombia, tuve la oportunidad de escuchar y reflexionar acerca de cómo las redes sociales han cambiado nuestras vidas: relaciones personales, laborales, familiares, la manera en que trabajamos y nos divertimos, cómo invertimos nuestro tiempo libre y consumimos contenidos reales y virtuales. Este impacto llegó incluso a los medios tradicionales de comunicación.

En este sentido, actualmente escuchamos hablar del fenómeno de la televisión social, algo que en un futuro no muy lejano llamaremos simplemente televisión. El término la “televisión social” se utiliza para mencionar a la tecnología que soporta la comunicación e interacción en redes sociales, ya sea en el contexto de ver la televisión, o en relación con el contenido de TV. Este concepto comprende dos manifestaciones: por un lado, el real time, momento en el que se emite en vivo un contenido; y, por el otro, todas aquellas conversaciones sobre televisión que pueden ocurrir antes o incluso días después de la emisión de un contenido.

La televisión social engloba dos de las actividades que más disfruta un ser humano promedio: mirar televisión y opinar. Estas acciones combinadas con Twitter forman la segunda pantalla en vivo, que hoy es una conducta adoptada por los usuarios de esta red social y representa una nueva forma de consumir contenidos televisivos e interactuar con otras cuentas. De acuerdo a estadísticas de Twitter para América Latina, el cincuenta por ciento de los usuarios accede a la plataforma mientras mira la televisión.  

Por su naturaleza conversacional, la televisión social es una excelente oportunidad para que las marcas generen nuevas formas de interactuar con sus seguidores o se inserten en las conversaciones de gran interés público durante eventos culturales, deportivos o políticos, a través de acciones como:

  • Apoyar sus estrategias de TV con Twitter, como la reciente campaña #IAteTheBones, de Kentuky Fried Chicken.
  • Seguir a la audiencia multi-pantalla, como hizo Heineken Brasil con esta campaña durante los partidos de la UEFA el año pasado.
  • Participar de los momentos de alto impacto social (un gran partido de fútbol, un evento cultural), como el chiste que Arbys le hizo a Pharrell por el sombrero que usó en la última entrega de los Grammys.
  • Sacarle provecho a las innovaciones, siguiendo con atención nuevas posibilidades (aún no disponibles en la región) que trae Twitter como Amplify y Twitter TV Ad Targeting.

La televisión social representa una importante alternativa para que las marcas estrechen la relación con sus comunidades, al generar valiosas conversaciones con contenidos relevantes. Sólo hace falta innovar, aprovechar la oportunidad e intentarlo.

Fuente imagen: www.hapticgeneration.com.au

Compartir