Separemos los tantos. A lo largo de los últimos tiempos (y con el cambio de paradigma en el universo del marketing y el diseño centrado en usuarios), las compañías han despertado del sueño eterno y empezaron a entender el protagonismo que hoy tienen los clientes-usuarios sobre los productos, sus plataformas y, no menos importante, que el poder está en sus manos. Sí, el consumidor ha cambiado y las marcas deben hacerlo en consecuencia. ¡Y rápido!

No hay duda alguna que, en lo que va del año, la estrategia móvil que arrasa en las compañías especializadas en Social Media es el unbundling, que consiste en desarmar un todo en partes más pequeñas, ya sean productos, servicios, piezas de contenido o apps, con el objetivo de focalizar en aquellas experiencias que sean más ricas e interesantes para los usuarios.

Bienaventurados los que lo vieron primero

Foursquare lo hizo. Decidió dividirse en dos para brindar un servicio más completo y específico. Al tiempo que uno se centra en descubrir nuevos lugares, el otro –Swarm– ayuda a los usuarios a compartir el lugar en el que se encuentran con sus amigos. ¿Con qué necesidad? Fácil. Habían descubierto que el noventa y cinco por ciento de los antiguos usuarios abrían la aplicación para utilizar una de las dos opciones, desperdiciando la mitad de las herramientas de la app.

Pero no es la única.

Carousel nació de la costilla de Dropbox. Así es, en abril presentaron esta ambiciosa herramienta pensada para gestionar nuestra biblioteca de imágenes y videos guardados en el servicio de almacenamiento, que llega en forma de aplicación para Android e iOS y que permite compartir de manera rápida y fácil nuestros documentos desde nuestro móvil.

carousel

Como no podía ser de otra forma, el Sr. Zuckerberg sumó a Facebook esta tendencia. Y, con la idea de facilitar una experiencia discreta y distintiva a su mina de oro, separará su chat de la aplicación madre. Desde luego que muchos de los usuarios que no se adaptan fácilmente a los cambios sufrirán al principio (aunque, para ser sinceros, la plataforma cambia todo-el-tiempo) pero debemos reconocer que esta modificación se lleva un pulgar arriba y permitirá mantener el buen servicio de la app. Es una interesante estrategia y, al tener varias marcas en el mercado y adquirir nuevos espacios sociales, equilibra sus riesgos de competencia y se ubica a la cabeza de las necesidades de los consumidores.

No olvidemos a Google. Docs y Sheets. Esas son las dos apps que lanzó la empresa para simplificarles la vida a los usuarios de iPhone, iPad y Android. De esta forma, podrán crear y editar documentos online y offline pero, ¡momento! Estas características, a la vez, desaparecerían de Drive. Es decir, rompería con la funcionalidad de la “antigua” aplicación para dividirla en dos nuevas y relucientes (con la magnífica funcionalidad de poder seguir trabajando sobre nuestros quehaceres aún cuando no tenemos acceso a internet). Todo esto sucede mientras esperan el nacimiento de Slides.

google_docsysheets2

Tal vez algunos otros big players deberían subirse a la ola en vistas de brindar un mejor servicio. Twitter, por ejemplo. La plataforma de microblogging es hoy nuestra mejor herramienta second screen y, debido a esto, podría perfeccionarse esta enorme oportunidad a través de una aplicación que hiciera hincapié en esto. Otra opción podría ser la de crear una messaging app que desterrara de una vez por todas la mala función de mensajes que tiene hoy la red social del pajarito celeste (ni siquiera se pueden enviar links via DM’s por ser considerados spam).

En cualquier caso, lo que se busca es darle al usuario una experiencia única y una plataforma limpia, fácil y rápida. Después de todo, más de la mitad del tráfico de internet viene del mundo móvil y eso implica separar las fuerzas para alcanzar al público objetivo. Usabilidad y sentido son las mayores metas propuestas por estas compañías y, aunque todavía es una idea joven y nueva, probablemente sea de ayuda para las startups a la hora de desarrollar sus aplicaciones, forzándolas a pensar diferente.