Todo empezó el sábado 14. Me desperté a las 6AM en Miami para tomar vuelo de American Airlines 167 con destino a San Francisco, donde aterricé a las 11:15AM. Por suerte, Diego Favarolo (mi socio en Bumeran, que hizo el mismo programa de Singularity University en 2011 y, luego de esa experiencia, se quedó a vivir en la ciudad más poblada del estado de California desarrollando tecnología espacial) me vino a buscar al aeropuerto y almorzamos en Palo Alto, en donde me contó toda su experiencia y me llevó finalmente a la NASA.

pablo_03

El campus de la NASA es el lugar en donde se construyeron las naves espaciales Apolo y es como “un pueblito” con una mega pista de aterrizaje (como Anillaco). El Presidente Barack Obama aterriza aquí cuando viene a California.

Al llegar, me dieron la bienvenida y un “pasaporte” que necesitó de cinco “sellos” para terminar el proceso de registro. En cada parada en donde nos sellaron el documento, nos contaron algo importante sobre la estadía y nos entregaron las llaves de los cuartos.

Luis Silva es mi room mate, brasilero, profesor de yoga y emprendedor tech en el sector de servicios financieros digitales. Una gran sorpresa y alegría es que todos los participantes de América Latina, España y algunos de Estados Unidos, conocían perfectamente Red Innova y tenían una altísima apreciación de nuestro trabajo. Incluso sin haber asistido a nuestras conferencias, demostraban admiración por el impacto que producen nuestras conferencias y nuestro medio digital. Orgullo total.

Firmamos un contrato confidencial donde están determinadas las reglas de lo que será la experiencia. Contrato de ética y honor.

10377352_10152579101390625_945046815844573117_n

Vivir en un Campus de la NASA no es lo mismo que estar en un hotel o una casa. Todo el campus, calles, plazas, edificios, objetos, no son propiedad privada, son propiedad del Gobierno de Estados Unidos, por lo tanto rigen reglas especiales que no necesariamente son las mismas del Estado del California. Cualquier delito aquí, va a una corte federal y sería un problema de Estado. El Campus de la NASA tiene un presupuesto de 700 millones de dolares por año, unos 2 millones de dolares por día. La NASA tiene su propio departamento de policía, bomberos y autonomía propia en muchos casos. Por ese motivo, todos nos comprometemos a cuidar, respetar y guardar confidencialidad acerca de la información. Son códigos de Honor, Ética y Confidencialidad, para garantizar la seguridad.

Por oto lado, el staff de la universidad es increíble. Son todos extremadamente respetuosos, educados y alegres. Y están felices de que hayamos llegado. Llevan meses armando el programa. Se les nota la pasión y el cariño que le pusieron a cada minuto de trabajo. Es admirable. Te hacen sentir como en tu casa. O mejor, en mi caso, que vivo solo 🙂

Sobre mis compañeros, por ahora puedo contarles que tienen increíbles historias de vida. Todos han vivido en múltiples países y estudiado o trabajado en distintas disciplinas. Tienen hobbies exóticos, hablan al menos tres idiomas y todos consiguieron grandes logros a una edad temprana.

pablo_05

El común denominador es la curiosidad, el desafío a la autoridad, al status quo. Todos son grandes comunicadores, tienen habilidades emocionales y miran con una mirada fresca. Son atentos, nos escuchamos, aprendemos, intercambiamos ideas, nos damos consejos. Otro denominador común es el nulo sentido del ridículo. A nadie le importa el qué dirán. Cada uno cuenta y confiesa lo que le da la gana.

Les dejo también dos videos de los primeros dos días. Para que conozcan mejor desde adentro esta experiencia maravillosa:

[youtube width=”560″ height=”315″ video_id=”puTUpesD33g”]

[youtube width=”560″ height=”315″ video_id=”cu35qDQ_epA”]

Los próximos meses son muy prometedores, ¡les iré contando novedades!

Compartir