Si esto no es el futuro, ¿el futuro en dónde está? La impresión 3D es una realidad y ya está al alcance de todos pero, con la idea de verdaderamente poder satisfacer las necesidades de los mortales, Staples –la compañía líder en venta de productos para oficina en el mundo- ofrecerá las nuevas impresoras T-Element, fabricadas por Trimaker. Además, de manera accesible, fácil y ágil, el público en general podrá realizar sus propias impresiones en el centro de copiado. ¡Sorprendente!

Trimaker es una empresa argentina líder en investigación, desarrollo, fabricación y comercialización de tecnología de impresión en tres dimensiones. En esta oportunidad, presenta su nuevo modelo de FDM (Modelo por Deposición Fundida): T-Element. Se trata de una impresora de bajo costo, simple y limpia, que expande el uso de la impresión 3D hasta el nivel hogareño. Para conocer más acerca de esta revolucionaria novedad y el producto, Red Innova entrevistó a Rodrigo Imas Ananía, CMO de Trimaker y esto fue lo que dijo.

trimaker

-¿Qué se puede producir con este formato de impresoras 3D y quién es su público principal?

-Las posibilidades de producción con una impresora 3D como la T-Element son infinitas. Uno puede imprimir cualquier morfología que tenga plasmada en un diseño tridimensional y las únicas limitantes son de tamaño y materiales. Con respecto al tamaño, las piezas que se pueden generar en una sola impresión tienen un máximo de 200x200x180 mm. Sin embargo, se puede imprimir un objeto por partes e ir pegando o encastrando hasta llegar a obtener una pieza final del tamaño deseado. Hay clientes que están imprimiendo piezas de hasta dos metros de altura. La otra variable a tener en cuenta tiene que ver con los materiales. Esta tecnología en particular posee una gran flexibilidad y se puede imprimir en diferentes tipos de plástico, goma flexible, simil madera o cemento, fibra de carbono y algunas variantes más que se están empezando a hacer en el exterior. El público es muy amplio pero, definitivamente, el diseñador industrial es el principal consumidor de esta tecnología. Esto involucra tanto a un diseñador particular como a grandes empresas que cuentan con dichos profesionales y terminan siendo éstos, los decisores de compra de esta tecnología.

-¿Cuáles son los próximos pasos en innovación en impresoras 3D que planean desde Trimarker-Staples?

-La alianza entre Trimaker y Staples tiene un foco y un propósito: hacer llegar esta tecnología a la mayor cantidad de gente posible y poder penetrar en el público en general. Todavía no hay algo concreto, pero estamos trabajando para continuar creciendo en toda la región y hacer que sea cada vez más fácil acceder y utilizar una impresora 3D.

LEE TAMBIÉN: Impresoras 3D, la nueva revolución culinaria

-¿Cree que la impresora 3D se pueden convertir en algo realmente popular? ¿Cómo puede esto transformar el futuro en materia de educación, alimentación, etcétera.

-No tenemos dudas que las impresoras 3D se van a convertir en algo realmente popular y van a transformar una gran cantidad de industrias, como así también la vida cotidiana de las personas. En la medida que se siga desarrollando, principalmente, la materia prima y el software, el alcance que puede tener la impresión 3D no tiene límites. De a poco empezamos a ver que en el mundo no sólo se está imprimiendo en plástico o resina, sino que empiezan a aparecer las impresoras de comida, de órganos, de casas, todas bajo el mismo concepto y la misma tecnología. Lo que cambia es la materia prima. Así como pasó con la computadora, y ahora con las impresoras como las que estamos fabricando en Trimaker, el costo empieza a bajar y deja de ser inaccesible para el usuario final. En lo próximos años, vamos a empezar a vivir una transición entre un mundo estandarizado como el de hoy, a un mundo donde la singularidad va a ser la protagonista, y las impresoras 3D van a cumplir un rol fundamental en ese proceso.

[youtube width=”560″ height=”315″ video_id=”u3VXeJVznJ8″]

Compartir