Si hablamos de leyendas oscuras en los videojuegos, hay una en particular que no podemos evitar. Este es el desarrollo más largo en la historia del mundo gamer: 1996 a 2011, 15 años de espera. Todo comenzó en 1997. Duke Nukem 3D había revolucionado el género de los FPS (First Person Shooter) el año anterior pero no por sus cualidades técnicas, que eran superadas con creces por títulos como Quake, sino por el soplo de aire fresco que introdujo, con escenarios reales, personajes irreverentes y una historia disparatada.

Básicamente, el juego innovó  en dos aspectos: el soberbio diseño de niveles, con cada nueva fase radicalmente distinta de la anterior; y la enorme interactividad que nos permitía desde aliviar nuestra vejiga en un baño a… bueno, interactuar con las bailarinas de striptease que encontrábamos en un club nocturno.

Parecía que 3D Realms tenía el camino allanado para triunfar con Duke Nukem Forever. Si con el juego anterior había dado una vuelta de tuerca completa a una saga que empezó en las plataformas, ahora solo tenía que agarrar lo que había hecho y hacerlo aún más grande y con mejores gráficos. La fórmula del éxito.

A nadie le extrañó que la secuela del juego se anunciara apenas un año después de su salida, a bombo y platillo un 27 de abril de 1997. 3D Realms se había hecho con el engine de Quake II, que era por aquel entonces de lo más avanzado que había, y planeaba sacar el juego no mucho más allá de mediados del año 1998. Era la primera de una serie de fechas incumplidas que lo llevarían finalmente al fracaso.

En aquella versión preliminar del juego, Duke tenía una compañera durante su aventura. En la E3 de 1998, el juego se mostraba por primera vez en video, sin haber pasado ni un año desde su anuncio oficial. En 3D Realms trabajaban rápido y el título tenía buena pinta, con un trabajo especialmente interesante en el diseño de niveles.

 [youtube width=”560″ height=”315″ video_id=”omOPjBoClw0″]

Pero, al parecer, esto no era suficiente para la compañía. En 1998, el equipo de 3D Realms decidió realizar el primer cambio de motor gráfico, algo que con el tiempo se convertiría en una costumbre. El elegido fue otro gran motor para la época: el Unreal Engine, de Epic. El cambio no debía llevar mucho tiempo (de cuatro a seis semanas, según declaró en su momento George Broussard) y saldría finalmente en 1999.

Pero para cuando llegó ese año, 3D Realms volvió a excusarse anunciando un nuevo cambio de motor a una nueva versión del Unreal Engine. Esto suponía un retraso importante en el desarrollo pero nos consolábamos pensando que todo sería por el bien del juego (que, según la tarjeta navideña de la empresa, vería la luz finalmente en el 2000). Eso arrojaba un período de total desarrollo de unos tres años, algo razonable para los estándares de la industria.

Para el E3 de 2001, en 3D Realms tenían preparado un nuevo video para mostrarnos la evolución del juego. Después de tres años sin ver más que pantallas del mismo, verlo en movimiento supuso toda una revolución. Y la calidad del título impresionaba a todos. El retorno de Duke no hacía más que retrasarse pero al menos parecía ser algo grande, muy grande:

[youtube width=”560″ height=”315″ video_id=”NHU3sq8Wfjs”]

Lo mostrado era todavía más prometedor que en la primera ocasión. Los gráficos eran mejores (evidentemente) los escenarios parecían inmensos y Duke podía conducir todo tipo de vehículos. Y para los incrédulos, terminaba con una frase que a partir de entonces se convirtió en todo un icono: “Apuesta siempre por Duke”.

Y de repente… el silencio. De 2001 a 2006 casi no se supo nada sobre el juego. Sí, habían cambiado una vez más de motor (como no) y se prometieron vídeos para sucesivas entregas del E3 que nunca llegaron a mostrarse. Incluso en 2006 George Broussard hizo una demostración del juego para Computer Games Magazine en la que el título impresionó a los redactores del medio por algunos de sus logros técnicos, como la posibilidad de utilizar un ordenador dentro del juego para enviar un email a una dirección real.

Hasta que de repente, a finales del año 2007, y tras años sin oír apenas vagos rumores sobre el juego 3D Realms mostró un nuevo teaser. En esta ocasión, era menos espectacular que los anteriores, sobre todo porque mostraba menos imágenes del juego. Pero aún así ayudaba a mantener viva la esperanza. Quizá esta vez, de verdad, el final del desarrollo estaba cerca:

[youtube width=”560″ height=”315″ video_id=”328SkfL5mgM”]

Pasaron tres años desde ese video y el 3 de septiembre de 2010, en la Penny Arcade Expo, se anunció que el proyecto, tras su aparente cancelación, estaba siendo desarrollado por Gearbox Software. Que, tal vez, podía ser lanzado en 2011, lo cual fue confirmado poco después siendo fijada su fecha de salida el 6 de mayo de dicho año. Sin embargo, el 24 de marzo de 2011, 2K Games y Gearbox Software anunciaron que Duke Nukem Forever sería publicado el 10 de junio de 2011.

“Estoy apenado por el retraso. Estamos trabajando muy duro para entregar al público este videojuego”, declaró Randy Pitchford, presidente de Gearbox Software. Esta historia si bien es triste, termina con un final feliz. 15 años después el juego vio la luz para PS3, Xbox 360 y PC:

 [youtube width=”560″ height=”315″ video_id=”p35Kg-1JnKw”]

Compartir