Enfrentémoslo. Quizás eres de esas mujeres que hace tanto tiempo tomas la pastilla que ya se volvió una costumbre, un hábito. Todos los días a la misma hora, anticonceptivo o placebo. Y así se pasan los días, las semanas, los meses, los años. Hasta que una noche te despiertas agitada, sudada y temblorosa, con el corazón casi saliéndote del pecho y te preguntas: “¿La tomé o no la tomé?”. La muerte misma. Y ahí te levantas de la cama, todavía medio dormida y asustada, corres al baño, a la cómoda, al primer cajón del placard o a donde sea que guardes tu cajita, y tu pulso comienza a desacelerarse, a estabilizarse, porque te das cuenta de que sí, claro, ¿cómo no ibas a haberla tomado? El blíster tiene una píldora menos y estás a salvo.

El súper poder en un control remoto wireless

Démosle gracias a la ciencia que hoy se encarga una vez más de meterse de lleno al campo de los anticonceptivos. De la mano de la fundación Bill & Miranda Gates, la startup de Massachusetts MicroCHIPS, desarrolló un revolucionario método para las mujeres: a través de un chip intradémico, cada fémina podrá regular su nivel hormonal vía control remoto y, en consecuencia, elegir cuándo activarlo o cuándo dejar de cuidarse para concebir un niño.

Pero, mejor veamos lo más fabuloso de esta innovación. Primero y principal, es maravilloso que con tan solo un control remoto wireless podamos “prender” o “apagar” este chip. Sin embargo, lo más genial del asunto es que el dispositivo duraría 16 años. En otras palabras, el rectángulo de 20 x 20 x 7 milímetros que se implantaría debajo de la piel, contendría la cantidad suficiente de la droga levonorgestrel para que, durante ciento noventa y dos meses, ninguna mujer se preocupara de quedar embarazada (a menos que lo quisiera y pusiera manos a la obra para ello). No más pesadillas a mitad de la noche. No más sueños con blisters completos.

Hackers, ¡afuera!

Ahora bien. Si hablamos de un control remoto wireless con el que poder controlar este nuevo e innovador método anticonceptivo, ¿cómo no pensar en la posibilidad de que un hacker maléfico –que puede ser un ex novio, una compañera de colegio que siempre se mostró celosa o una suegra ansiosa por tener un nieto- altere la dosis embarazándonos o embarrando el terreno para una deseada fecundación? En eso están trabajando y es por esa razón que los chips todavía no están a la venta. Por supuesto, se busca que esta brillante idea sea de gran ayuda y no entorpezca el camino (ya es suficiente en la actualidad con ingerir diariamente la píldora). Pero, si todo va según los planes, las compañías clínicas comenzarían el año próximo y la compañía pondría a la venta este nuevo dispositivo en 2018. 

Fuente imágenes: www.salon.com

Compartir