A menudo se escucha, tanto de inversores como de emprendedores, que “el próximo paso es expandirse regionalmente en América Latina” y esa es la razón por la cual están en búsqueda de capital. Sea cual fuere el país de origen de la startup, déjenme decirles que “expandirse a América Latina” es más fácil de decir que de hacer. Incluso muchos inversores estadounidenses creen que es sencillo, miran a la región como una tercera parte de Estados Unidos, creyendo que cada país es como un estado.

Por supuesto, no es imposible. Muchas compañías lo hicieron. Algunas de forma orgánica, otras con grandes inyecciones de capital a través de capitalistas de riesgo o privados, muchas a través de la fusión de compañías y asociaciones. Pero cuando se planea tal expansión, tómense el tiempo de entender cada mercado y ver si la conducta de los consumidores es similar (y si también lo son los procesos logísticos, pagos, legales).

Y un caso especial es Brasil. Muy pocos proyectos de los países de habla hispana que están en América Latina intentan conquistar Brasil. Y viceversa: muy pocos proyectos digitales brasileños trascienden su país (a pesar de que algunos no quieren hacerlo, debido a que el mercado interno de Brasil es lo suficientemente amplio). Entonces si dentro de tus planes de expansión se encuentra Brasil porque todo el mundo ama escuchar eso, especialmente los inversores de Estados Unidos, deberías tener en mente algunas de estas cuestiones.

1. Uno de los fundadores se muda y maneja la operación desde allí.

2. Encuentra a un manager de primera para que lidere el país y bríndale participación (local y/o holding)

3. Asóciate con otra compañía si aplica con tu modelo de negocio

¡Feliz expansión!