Hidetaka Miyazaki es el director de una de las sagas más importantes de los últimos tiempos en los videojuegos. Una historia en donde no hay ninguna explicación. Uno debe avanzar temeroso por distintos caminos llenos de caballeros negros y dragones. A veces, hasta puede resultar injusto, un juego de prueba y error constante, que puede generar disputas familiares, personales, golpes a armarios, muebles, controles, etc. Los jugadores nos sentimos ratas en un peligroso y mortal laberinto, sometiéndonos a escenarios, uno tras otro. Y lo amamos.

Bloodborne, un juego desarrollado desde el mismo infierno, se sitúa en la ciudad de Yharnam, un vasto mundo antiguo, con torres en espiral, lámparas a kerosen y gárgolas en los techos. Todo transcurre en una ambientación gótica, con arquitectura victoriana londinense. La población está sufriendo algún tipo de maldición, humanos y animales por igual están mutando en criaturas oscuras llenas de odio. El protagonista del juego, que aún no tiene nombre, es uno de los tantos viajeros que tienen la mala suerte de acabar en ese lugar. Pero, a medida que el juego avanza, podemos entender su motivación y seguramente la verdad de la plaga que acecha a Yharnam.

[youtube width=”560″ height=”315″ video_id=”G203e1HhixY”]

La saga souls está construida a la defensa. Toda la acción está concentrada en defenderse para luego contraatacar. Pero, Bloodborne está diseñado para generar un acercamiento diferente a los enemigos, mucho más predispuestos al combate y la acción sin medir tanto las consecuencias. Es difícil saber qué tan exitoso será este nuevo diseño de combate, pero lo vemos mucho más rápido y como un juego en donde nuestro arsenal será clave para jugar de manera mucho más agresiva. El personaje principal en Bloodborne lleva una arma en cada mano, una es de combate cuerpo a cuerpo y la otra es de rango. Las armas de rango se van a recargar lentamente para que sólo se usen en casos extremos, como por ejemplo alejar una gran cantidad de enemigos.

Los elementos visuales también tienden a una presentación más agresiva, uno de los puntos más altos en este aspecto es la sangre, que literalmente salpica por todos lados. Cortar a un enemigo con una espada da un satisfactorio efecto y cubre de rojo el mapa con una física muy certera.

[youtube width=”560″ height=”315″ video_id=”-g-or6-Kb6s”]

No se puede juzgar Bloodborne por los vídeos que nos han mostrado, no podemos saber si es un juego del montón o una genialidad hasta que controlemos al personaje desde la comodidad de nuestro sillón. Pero, Miyazaki es un gran director y su toque se puede ver inmediatamente en Bloodborne. Todavía no tenemos noticias de la funcionalidad online que es uno de las características de la saga, pero lo que si estamos seguros es que es un juego para estar atentos, día a día, hasta su salida en PS4 en el próximo año.

Compartir