Las grandes cadenas televisivas quieren acercarse a nosotros, ser un fiel reflejo de todo lo que nos sucede en el universo emprendedor. Y, a decir verdad, muchas logran hacernos sentir menos solos y más protegidos gracias a sus emisiones semanales de algunas de las más grandes y perfectas series. A continuación, la selección de Red Innova de las mejores del mercado.

The Sopranos

Ochenta y seis episodios enamoraron a más de catorce millones de espectadores, rompiendo con cualquier récord del canal HBO. La temática de la mafia enamora y pronto el genio James Gandolfini se convirtió en el gángster más amado de la televisión. Tony Soprano, el capo de la famiglia que tenía ataques de pánico, veía patos en su piscina y se psicoanalizaba es el emprendedor del siglo XXI. Pero no por sus negocios turbios sino por su soledad y el papel de líder que interpreta en la serie que, sin duda, se quedó para siempre en los corazones de miles de fanáticos. Su angustia, la responsabilidad que carga consigo a donde quiera que vaya y los debates consigo mismo y con su sexy terapeuta son prueba de lo que sufre todo emprendedor.

[youtube width=”560″ height=”315″ video_id=”TKFxCPBUPa8″]

Mad Men

¿Qué pueden enseñarnos hoy los publicistas de los 60? Muchas cosas. Agarra papel y lápiz. Sí, Don Draper es un exitoso publicista y socio de una reconocida agencia que gusta (en demasía) de las mujeres, el alcohol y el trabajo pero su liderazgo es destacable. Aprovecha el talento y no temas ser creativo. De esta forma, destacarás en la multitud y te diferenciarás de la competencia. Rodéate de los mejores talentos y aprende cómo motivarlos.

[youtube width=”560″ height=”315″ video_id=”LfuMhXcLa-Q”]

Dr. House

Egoísta, insensible, sádico. Sarcástico, ególatra, misántropo y brillante. Eso y más es Dr. Gregory House, el genio que –día tras día- trabaja con su equipo médico para resolver enigmas complicados y diagnosticar enfermedades atípicas. Pero su técnica funciona y su estrategia resuelve los casos más extraños. Con él es imposible no aprender, impensado aburrirse porque todo el tiempo está creando ambientes para fomentar la creatividad y el crecimiento personal. Y lo que él toma como leitmotiv: las reglas están para romperse.

[youtube width=”560″ height=”315″ video_id=”LH5Ih4T0QGE”]

Breaking Bad

Walter White era un profesor de química normal, con una familia tranquila y un segundo bebé a bordo. Hasta que, de buenas a primeras, se convierte en el mayor traficante de metanfetamina de la región. Pero por una buena razón, eh. Dejando de lado los dilemas morales y la legalidad, Breaking Bad es una gran lección para aquellos que se quieren animar a empezar su propio negocio: saca provecho de lo que sabes, búscate un socio que comparta tus mismas motivaciones emprendedoras y ten en cuenta que a veces las peores situaciones pueden convertirse en ricas oportunidades. Adorable Heisenberg.

[youtube width=”560″ height=”315″ video_id=”HhesaQXLuRY”]

Silicon Valley

Hace pocos meses se estrenó en HBO esta serie que parodia el entorno ultra competitivo de las empresas tecnológicas. Desde California, un grupo de techies se encuentra casi por casualidad con una idea de millones de dólares, Pied Piper. Lucky bastards. Al principio, su propuesta no llama la atención de la aceleradora ni de los inversores. Solo al principio. Búsqueda de financiación, elección de socios, desarrollo del plan de viabilidad o la elección de la imagen de marca que se quiere transmitir. ¿Ahora entiendes por qué no puedes perdértela?

[youtube width=”560″ height=”315″ video_id=”1uuBGvy-DYU”]

LEE TAMBIÉN: 5 películas que todo emprendedor debe ver antes de morir

Fuente imagen: www.huffingtonpost.com