¿Hacia dónde van nuestras ciudades? ¿Cómo serán en el futuro? ¿Qué podemos esperar de las ciudades inteligentes? Si nos remontamos a dos décadas atrás, el panorama es claro. En los últimos veinte años, hemos obtenido energía de forma más eficiente, el aire es más limpio y, para no faltar a la verdad, muchas ciudades hoy tienen enormes sistemas de transporte que ayudan a que los ciudadanos viajen de forma más cómoda y segura. Gracias a la magnífica habilidad del Big Data para almacenar y analizar enormes cantidades de información en tan solo segundos, algunas áreas que en todo este tiempo no lograron los beneficios que otras sí, podrían mejorar notablemente. Pero, ¿cómo modificarán las ciudades inteligentes nuestras vidas cotidianas?

LEE TAMBIÉN: La primera ciudad del mundo sin autos

Energía

El Big Data no solo ayuda a las ciudades a hallar nuevas formas de utilizar energía sino también colabora a que usen de mejor forma la información con la que cuentan hoy. Poco a poco es más fácil monitorear la energía que se utiliza y se tiene más noción de la importancia de sacar el mayor provecho de ella. Las smart grids -redes de distribución de energía eléctrica inteligente- son una pieza fundamental y las Smart Cities deberán integrar contadores con sistemas de telemedida, automatización de la red, iluminación pública eficiente, movilidad eléctrica, fuentes energéticas renovables, sistemas de almacenamiento de energía y dispositivos que aumentan el conocimiento sobre el consumo.

Seguridad

Por otra parte, el Big Data sirve para delimitar las áreas de mayor crimen e inseguridad, ayuda a entender mejor aquello que contribuye a que tengan lugar esas situaciones y es una herramienta para revertirlas. Como si fuera poco, es de ayuda para la policía a la hora combatir el delito y colabora en el monitoreo de los centros de detención.

Transporte

bike-sharing

Algunas de las características básicas de la movilidad sostenible urbana (e inherentes al concepto de ciudad inteligente) son reducir la movilidad, crear calles peatonales o de tráfico calmado e incentivar el uso del transporte público. Los efectos de Big Data aquí son mejorar el tránsito masivo y proveer de un mejor sistema, con los objetivos de prevenir embotellamientos, mejorar el flujo de los autos, encontrar caminos alternativos y mantener en tiempo los servicios públicos de traslado.

LEE TAMBIÉN: Top 5 de las Smart Cities de América Latina

Medio ambiente

Y uno de los más grandes cambios que presenciaremos en las Smart Cities del mañana es el aumento de la amabilidad del ambiente, es decir, aire más puro y limpio, agua más transparente y menos contaminada, y menos basura.

Fuente imágenes: www.fastcoexist.com

Compartir