Smart Streets o ciudades inteligentes. ¿Quién hubiera imaginado alguna vez que las adoptaríamos de un día para el otro, de forma tan fácil? Hace unos años nada más, parecía ciencia ficción. Y esto recién comienza. El término Smart Cities tiene varias temporadas pero, poco a poco, más y más ciudades van abrazando nuevas propuestas con el afán de que las comunidades vivan armónicamente, cuidando el medio ambiente y utilizando los recursos de manera más amable. A continuación, cuatro herramientas innovadoras que evidencian que el futuro ya llegó (y es hermoso y divertidísimo).

Green Wave

Con la idea de hacer de los viajes en dos ruedas experiencias más seguras y sencillas, en 2008 Copenague lanzó Green Wave. ¿El objetivo? Darles a los ciclistas más espacio para transitar por las calles y reducir el número de vehículos. Esto se llevó a cabo a través de una regulación de la señales de tránsito que habilitaban un continuo flujo de tráfico en una dirección. De esta forma, para los ciclistas que andaban a una velocidad promedio de veinte kilómetros por hora, los semáforos estaban programados para quedarse en verde durante todo el recorrido hacia el centro de la ciudad sin siquiera parar una vez. Afortunadamente, esta innovación fue copiada en ciudades como Ámsterdam y San Francisco.

counter_bicicleta

LEE TAMBIÉN: 4 formas en las que las Smart Cities cambiarán nuestras vidas

Basura inteligente

A través de unos súper sensores, los tachos de basura podrían detectar si están muy llenos y enviar un alerta para que se los vacíe y se los pueda seguir utilizando. Finlandia, por ejemplo, hace que la recolección de desechos sea más inteligente con su producto Enevo, un sistema que registra cuándo se hacen las recolecciones, permitiendo pronosticar cuándo los tachos estarán repletos. Una excelente idea para el medio ambiente que economiza varios aspectos.

[vimeo width=”560″ height=”315″ video_id=”84130209″]

Contador de bicicletas

En la capital danesa, también hay un contador para bicicletas en donde también se puede cargar aire para las ruedas de forma gratuita. Gracias a un sensor en el asfalto en donde pasan estos vehículos, cada ciclista puede obtener información de su trayecto. Este dispositivo dice mucho de la forma en la que las personas se trasladan a lo largo y ancho de la ciudad (y no solo muestran la cantidad de gente que utiliza una bicicleta en ese momento, también información de años anteriores, la velocidad de cada una, la temperatura y mucho más). Sin duda, una forma de recordarles diariamente a los que se ocupan de la ciudad, la importancia de mejorar el sistema de movilidad sustentable.

LEE TAMBIÉN: Top 5 de las Smart Cities de América Latina

Carreteras solares

Hace un par de semanas, una pareja de ingenieros al frente de la empresa Solar Roadways levantó un interesante proyecto en Indiegogo, con la idea de reemplazar el concreto de los sitios públicos por paneles solares. ¿Para qué? Éstos serían capaces de recolectar energía solar eficiente y confiable, además de pavimentar las calles y carreteras inteligentes del futuro. Para llevar el proyecto a su próxima etapa, cientos de colaboradores llegaron al objetivo y recolectaron, incluso, más de lo buscado.

[youtube width=”560″ height=”315″ video_id=”qlTA3rnpgzU”]

Fuente imagen: upload.wikimedia.org

Compartir