Shovel Knight es un juego inspirado en algunas de las joyas más importantes del pasado, pero esta lejos de estar estancado en la historia. Títulos como Ducktales, Megaman, Metroid, es decir, grandes exponentes de los juegos 2-D de plataformas le dan forma a este título independiente desarrollado por Yacht Club Games para Nintendo 3DS, Wii U, y PC. El juego fue anunciado en marzo de 2013 con una campaña de Kickstarter que inició con el objetivo de $75,000 dólares y pudo reunir la suma de $311,502, para finales de abril.

Muchos videogames han intentado explotar nuestra nostalgia por la era dorada de los 8 y 16 bits, pero ninguno a tomado tantas buenas decisiones como Shovel Knight. El título tiene una historia pasajera, típico de un juego de estas características, que no se centra en el argumento: Shovel Knight y Shield Knight han protegido juntos el reino por mucho tiempo, pero el mundo se vuelve corrupto con la llegada de la Order of No Quarter liderados por The Enchantress. Nuestro protagonista es separado de Shield Knight y debe comenzar la aventura con una pala en su mano para cavar hasta la victoria.

[youtube width=”560″ height=”315″ video_id=”6zddBfV3fpM”]

Parte de lo que hace tan increíble a este juego, es que está pulido en detalles que en general pasan desapercibidos. Por ejemplo, los controles se sienten perfectos: cuando quiero que mi personaje salte y aterrice sobre un lugar específico, este lo hace sin dudar. Los periféricos se sienten cómodos, pulidos y con una respuesta casi automática. Suena simple, pero sin eso, Shovel Knight no funcionaría.

LEER TAMBIÉN:  Ojo por ojo, diente por diente

La muerte juega un papel determinante en el videogame. Si morís, todo el oro que habías  ganado hasta el momento, queda en el mismo lugar donde encontramos nuestro trágico destino. Luego, el juego nos da la oportunidad de recuperar ese tesoro en el mismo lugar. Otro de esos detalles, que siempre pasan desapercibidos, está en su sistema de checkpoints (lugar donde el juego carga nuestra aventura al perder) representados con lámparas que se prenden apenas pasamos por ellas. Pero, la diferencia está en que, en cualquier punto de la aventura, podemos romper esas lámparas y ganar un montón de oro. Es una gran apuesta, destruir un checkpoint arriesgándote a volver mucho más atrás en el nivel.

Existe una razón por la que todos recordamos juegos de hace 30 años y Shovel Knight ha aprovechado a la perfección este sentimiento de nostalgia y lo transformó en algo mucho más genial. Los personajes, los escenarios, los controles, todo tiene un porque en el título y eso lo vuelve una obra maestra tanto para aquellos jugadores que extrañan lo retro como los que desean encontrarse con algo completamente novedoso.

Puntaje: 9/10.

Fuente Imagen: Wilson Portal

Compartir