Primero dejemos algo en claro: cuando el liderazgo dentro de un grupo de trabajo es bueno, más tarde o más temprano, el equipo funciona mejor y de manera más efectiva. Personas sonrientes, amables, contentas y con ganas de poner todo de sí. Esto es así aquí y en la China. Por supuesto que hay personas que llevan esta cualidad de líderes de forma mucho más natural. Y, afortunadamente, motivar a sus empleados, encontrar en ellos los puntos más fuertes y comprender cómo pueden llevar esas fortalezas hacia sus negocios les es súper sencillo. Ahora bien, si no crees estar en esa lista de genios del liderazgo, chequea estos cuatro management tips que te serán de mucha ayuda para mantener la armonía en el trabajo y enfocar a tu equipo hacia el mejor de los escenarios.

1. Comienza contigo

Tú mandas y estás delante de todos. Por ende, las reglas que establezcas serán las que apuntalen al equipo y en donde tu grupo de trabajo focalizará. Es por eso que debemos darle tanta importancia a vernos nosotros mismos, nuestras actitudes, la forma en la que conversamos con el otro y aquellas cosas a las que les dedicamos menos tiempo. ¿Cuáles son nuestras fortalezas? ¿Qué consideramos son nuestras debilidades y miedos más grandes?

2. Sé inteligente con tu equipo

Aquí es importante que prestes atención a las fortalezas y debilidades personales de cada uno de los integrantes de tu team. Sin duda, esto te ayudará a crear un equipo de trabajo mucho más fuerte, centrado y con miras hacia un mismo objetivo.

3. Haz que tus actividades tengan un propósito

Los objetivos de tu negocio son más fáciles de alcanzar cuando reúnes un equipo de trabajadores que sabe hacia dónde está yendo. Esto lleva a resultados más interesantes, costos de marketing más bajos y una fuerza de trabajo comprometida.

4. Aprende a delegar

Está bien, está bien: nadie puede hacer las cosas como tú. Pero tampoco puedes estar en todos lados a la vez. Se requiere práctica pero, con el tiempo, cada vez se vuelve más fácil. Entiéndelo: si quieres los mejores resultados, delega tareas y responsabilidades.

Cuando las palabras dicen mucho más de lo que parecen

Darlene Price es Presidenta de Said, Inc. y autora de “Well Said! Presentations and Conversations That Get Results”. En su publicación, esta mujer habla acerca de las palabras y frases que pueden perjudicar la imagen personal, reputación, etcétera. En otras palabras, el poder que tiene lo que decimos. A continuación, les compartimos tres frases que las personas exitosas nunca dicen (y te recomendamos que imprimas una copia y la pegues, por ejemplo, en la puerta de la heladera o en el espejo del baño).

1. “No tengo opción” o “No tuve opción”. Los exitosos siempre tienen opciones y piensan en la variedad de posibilidades.

2. “Eso es imposible de hacer”. La palabra ‘imposible’ no está en el vocabulario de los exitosos.

3. “No es justo”. En lugar de quejarse o lloriquear, los exitosos presentan argumentos.

Fuente imagen: www.endeavour.co.nz

Compartir