Hace un tiempo, y con tan solo 13 años, Gino Tubaro fue reconocido como el inventor joven más destacado de América Latina, premiado por la Organización Mundial de Propiedad Intelectual (OMPI), dependiente de la Organización de las Naciones Unidas (ONU). En 2015 cumplirá veinte y sigue siendo un apasionado de los inventos, por supuesto. Su último gran trabajo recorre el mundo entero. Y es que con tan solo dos mil pesos argentinos, Gino y Rodrigo Pérez Weiss le cambiaron la vida a un chico que, por una enfermedad congénita, nació sin su mano izquierda. La prótesis era imposible de pagar para la familia de Felipe Miranda pero, gracias al diseño de un implante y su posterior impresión en 3D, la mano ortopédica llegó. A continuación, una entrevista a Gino Tubaro, en donde cuenta más acerca de la campaña de recaudación de fondos llamada ManoXMano, el presente del emprendimiento Darwin Research y el proyecto “Ladrón de Energía”.

-¿Cómo nació desde tan chico tu vocación por inventar y crear cosas nuevas? 

-A los 6 años aproximadamente estaba desarmando la plancha a mi madre y eso fue como el disparador para que empiece a buscar distintos instrumentos en la casa para armar cosas. Me llevaron a un taller de inventores que se realizaba los sábados. En él, yo desarmaba y armaba cosas a mi gusto. Los juguetes de casa siguen apilados y solo dos o tres veces se usaron. Por otro lado, soy feliz viendo cómo puedo crear cosas con pocos recursos; el proceso de llevar lo que uno tiene en la mente a algo físico me maravilló siempre y más cuando se pueden inventar cosas.

-¿Cuál es el principal objetivo de Darwin Research y la campaña “ManoXMano”? 

-En Darwin Research experimentamos e investigamos posibles aplicaciones de impacto social a las tecnologías del futuro. Empujamos el status quo, disfrutamos de experimentar con tecnologías disruptivas en búsqueda de soluciones a problemas de la vida cotidiana. Hace algún tiempo comenzamos a explorar soluciones y proyectos tecnológicos basados en nuestra búsqueda por generar el cambio social. Y después de lo que sucedió con el caso de Felipe Mirando y su enorme repercusión mediática, nos llevó a hacer esta campaña al estilo crowdfunding llamada ManoXMano. Queríamos que para hacer todas las prótesis que teníamos que hacer, nos ayudara la gente “dando una mano” para otra mano, básicamente.

[youtube width=”560″ height=”315″ video_id=”Dxa8yWHvFE8″]

-Nos imaginamos que la experiencia con Felipe Miranda fue increíble desde la creación y desde lo personal. ¿Qué otras soluciones están buscando crear y vivir?

-Con respecto al caso de Feli, todo el trayecto que nos llevó de varios meses de investigación, impresión y más investigación, nos dejó muy felices en lo personal. Estamos buscando poder reemplazar todo los componentes que se importan del exterior para que podamos sustituir las importaciones de prótesis y sus derivados mediante la impresión 3D de partes sumamente adaptadas al cuerpo del paciente y no en tamaños chico, mediano y grande como las prótesis actuales.

ginotubaro_manoxmano

-¿Cómo funciona el “Ladrón de Energía” y en qué otros proyectos o ideas estás?

-El “Ladrón de Energía” es un proyecto que presenté en mi charla en TEDxRíoDeLaPlata en 2012, una idea que siempre me pareció interesante porque toma la energía que nos rodea, como el WiFi, ondas de radio, de telefonía, etcétera, y las transforma en energía utilizable. El aparato es como una antena, que entre sus puntas genera una diferencia de potencial descargando estas ondas a tierra. Ahora estoy investigando cómo hacer que las prótesis sean robóticas. Los métodos más comunes se llaman EMG (electromiografía) que consiste en medir la diferencia de potencial eléctrica entre dos partes del músculo a medir. Pero sucede que cuando el paciente transpira, por ejemplo, la prótesis empieza a tener malfuncionamientos. Entonces estoy utilizando una tecnología poco desarrollada, llamada mecanomiografía, en la cual a través de unos micrófonos se puede “escuchar” cada una de las fibras musculares resonando entre una frecuencia de 5 a 50Hz. Al mismo tiempo, puedo estimular un músculo antagonista al que está siendo utilizado para control de la prótesis, dándole al usuario una idea de que está sosteniendo algo.

-Seguro pensás en el futuro todos (o casi todos) los días. ¿Cómo te lo imaginás?

-El futuro está muy cambiante, hay miles de charlas que hablan sobre este tema pero, en mi opinión, nos espera un futuro donde lo más crítico e importante va a ser la creatividad de la persona sobre la tecnología existente. Por ejemplo, ¿qué harías en tu tiempo libre cuando una maquina tome tu lugar en el trabajo? Muchos de los trabajos que hoy conocemos van a cambiar en el futuro y tenemos que estar preparados para que con ayuda de la tecnología evolucionemos, tengamos órganos impresos en 3D, los autos “autónomos” eviten miles de accidentes, que abunden los contenidos teóricos y los que tomen el contenido para continuar con una evolución “darwineana”.

Fuente imagen: www.lanacion.com.ar

LEE TAMBIÉN: One Dollar Dreams, el proyecto que cuenta historias de una forma diferente