En general, los drones son utilizados para sacar algunas fotos o mostrarse majestuosos en algún evento o parque. Sin embargo, Marque Cornblatt -que estudió el arte digital antes de volcarse a la robótica- tiene otra diversión en mente: “Choca tu drone, ensucia tus manos arreglando esa cosa e inventa soluciones para seguir volando”, invita.

La filosofía de chocar y reconstruir surgió de una batalla aérea sin nombre entre Cornblatt y sus amigos. Los duelos eran tan divertidos que decidieron lanzar un grupo llamado Flight Club y una serie de YouTubeGame of Drones. El show muestra cruentas batallas entre drones, al tiempo que el equipo fabrica exclusivos objetos voladores de batalla como el hexacóptero que lanza pintura. Nota: este modelo sobrevivió al agua, al fuego, al vidrio, a caídas de gran altura e, incluso, a un disparo de escopeta.

Cornblatt y su banda de pilotos de drones tienen la esperanza de que sus batallas sigan creciendo hasta ser consideradas un deporte seguro que todo el mundo pueda mirar por televisión. Para ese fin, formaron la Aerial Action Sports League que tiene sus propias reglas, claramente, en homenaje a la obra de Chuck Palahniuk: “Fight Club.

[youtube width=”560″ height=”315″ video_id=”vICfKPoCubw”]

A continuación, las reglas:

1. “If it flies, it fights“. Cualquiera que traiga un UAV al Flight Club debe entrar en combate. No hay reglas para lo que cada piloto puede unir a sus drones.

2. “Knock the other guy to the ground”. Después de un choque, el operador del drone que está en el piso tiene un tiempo para arreglarlo y hacerlo volar nuevamente.

3. “Two drones enter, one drone leaves“. La batalla termina cuando uno de los combatientes tiene demasiado daño para ser revivido.

LEE TAMBIÉN: Adiós a las selfies: las dronies llevan a la vanidad a nuevas alturas

Game of Drones tuvo su propia campaña en Kickstarter. Y, luego de muchas horas de choques, prenderlos fuego y tirarlos al agua, decidieron realizar esta campaña para juntar fondos para recaudar fondos para crear el Drone más indestructible del mundo.

Una de las recompensas por donar era poner el nombre del donante en los créditos del programa, kits para hacer tu propio drone. ¿La máxima recompensa? Un drone listo para volar y un día entero de clases sobre cómo combatir en el aire con los creadores del show. Casi 300 personas donaron y, en conjunto, lograron recaudar 51.143 dólares.

[youtube width=”560″ height=”315″ video_id=”pl2Z9N4Q82g”]

Fuente imagen: SteveDiggins