Driveclub es un juego de carreras centrado en competir con y contra amigos, un título que gira alrededor de los clubs de pilotos y la competición online. El desarrollador que creó el título es Evolution Studios, autor de las entregas de World Rally Championship para PS2 y de la saga MotorStorm para PS3, por lo que ya son viejos conocidos tanto en el ecosistema de la consola de Sony como en el género de juegos de carreras.

A Driveclub le bastan cinco escenarios: Canadá, Chile, India, Noruega y Escocia, y once pistas en cada uno de ellos (incluyendo las clásicas modificaciones como el cambio de sentido en las carreras) para deslumbrar con sus recorridos. No hay circuitos reales, ni falta que hace, porque los trazados propuestos son óptimos para disfrutar de la conducción que propone el juego, algo a medio camino entre la simulación y el arcade, invitándote a estar atento al freno pero cediéndote algo de locura en las curvas y derrapar por el exterior para adelantar un puñado de puestos en la clasificatoria.

Es un estilo que requiere cierta práctica, sobre todo porque cambia constantemente de vehículos y hay que adaptarse a su maniobrabilidad y peso pero, a la vez, tremendamente divertido cuando consigues controlarlo. A las habituales pruebas, como contrarreloj, concurso de derrapes o torneos, se incluye un elemento que dota a Driveclub de cierta originalidad: los clubs de pilotos. Y es que Driveclub trata básicamente de eso, de dejar a un lado las carreras solitarias en las que te enfrentas a la IA del juego y competir con jugadores humanos a través de carreras multiplayer.

[youtube width=”560″ height=”315″ video_id=”qXeeDTZg6Tk”]

Eso no quita que puedas jugar libre, en solitario, y sin necesidad de acudir al modo online de Driveclub, ya que las carreras individuales son de por sí un buena forma de pasar el rato en este título que le gustará a los amantes del género arcade y tal vez atraiga también a quienes prefieren cierto nivel de simulación y realismo.

Todo este universo creado alrededor de Driveclub no sería posible sin los coches y los circuitos que Evolution Studios ha diseñado para la ocasión. Empezando por los vehículos, Driveclub cuenta con un total de 50 modelos diferentes. Los coches están divididos en 5 categorías: Compacto, Deportivo, Rendimiento, Superdeportivo e Hiperdeportivo. La mayor obtención de puntos de Fama permitirá una evolución más rápida del jugador y, por lo tanto, reducir en cierta medida la dificultad de algunas competiciones al disponer de vehículos más potentes dentro de su categoría. Entre las marcas que han prestado sus modelos más lujosos se encuentran: Mercedes-Benz, Ferrari, Audi, BMW, Aston Martin, Bentley, Lotus, Maserati, RUF, Spania, McLaren, Pagani o Koenigsegg. Algunos de los modelos más destacados son: McLaren P1, Ferrari 458 Italia, Aston Martin One 77 o el salvaje Hennesey Venom GT. Aunque el plantel es más que suficiente y se irá ampliando con el pase de temporada, es muy significativa la ausencia de vehículos japoneses.

LEER TAMBIÉN: Hohokum, arte interactivo en movimiento

La propuesta jugable de Driveclub a medio camino entre el arcade más frenético y la simulación más purista dan como resultado un título de conducción tremendamente divertido y exigente. Gran parte del éxito reside en que cada coche ha sido recreado con todo lujo de detalles tanto visuales como de rendimiento, pudiendo sentirlos como únicos.

Con una resolución de 1080p y 30 fotogramas por segundo, la fluidez en pantalla es muy buena y la sensación de velocidad dejará a más de uno con la boca abierta. Es cierto que de haberse implementado los 60 fps la fluidez del título se hubiese visto muy beneficiada, una pena sufrir estas limitaciones. Siguiendo con el apartado gráfico, el modelado de los coches es perfecto y la recreación de los entornos es fotorrealista. Las nubes en 3D se generan automáticamente, los ciclos día-noche son espectaculares y la recreación de cada localización es sorprendentemente bella por tratarse de un videojuego de conducción. Sólo echamos en falta los cambios climáticos, aunque Evolution Studios asegura que en poco tiempo se implementarán de forma gratuita.

[youtube width=”560″ height=”315″ video_id=”zsJ2BUliEtk”]

En definitiva, Driveclub es todo lo que los usuarios de Playstation 4 podían esperar de esta propuesta. Un videojuego muy divertido, exigente, con muchas horas para jugar en solitario y con la enorme característica de contar con un modo online muy extenso y lleno de opciones que eleva la propuesta hasta niveles de diversión impresionantes. Una pena que los problemas con la agresiva IA y las injustas sanciones se lleven puesta la jugabilidad en solitario y le hagan perder personalidad. Crear un club y competir con hasta seis amigos en pruebas conjuntas es una de las grandes ventajas, sin olvidarnos que los usuarios de Playstation Plus cuentan desde su lanzamiento con una versión del juego completa en cuanto a modos de juego e ilimitada en vehículos y localizaciones.

Pros:

– Gráficamente impecable

– Jugabilidad simple pero difícil de controlar a la perfección

– Club de pilotos

Contras:

– Problemas en el online

– Poco contenido customizable

– Poca variedad de desafíos

Puntaje: 7.7

Fuente imagen: Gamespot

Compartir