A diferencia de lo que muchos podrían pensar, todos podemos ayudar a nuestra suerte. Y es que no se trata simplemente de una fuerza natural exterior que puede sacudirnos a gusto y piacere. Afortunadamente, mucho de ese poder está en nuestras manos y en nuestra forma de actuar. De acuerdo a un estudio llevado adelante por Richard Wiseman –un profesor de Psicología de la Universidad de Hertfordshire, en Inglaterra-, los suertudos comparten cuatro características que cualquier persona puede adoptar para cambiar su fortuna. Abre bien los ojos, toma papel y lápiz e imita estas acciones si verdaderamente quieres estar al mando de tu suerte.

1. Maximizan sus oportunidades

Son buenos para crear y encontrar aquellas buenas oportunidades, además de estar abiertos a nuevas experiencias. “Sin darse cuenta, se comportan de una forma que maximiza sus chances. Hablan con muchas personas, atraen a la gente y se mantienen en contacto. Todo esto se vuelve una masiva ‘red de suerte’ que potencia sus oportunidades”, asegura Wiseman.

A diferencia de estas, los que no tienen buena suerte suelen ser más introvertidos y prefieren pasar más tiempo a solas; siguen rutinas y evitan sorpresas. Los suertudos adoran innovar, cambiar simples cosas como los caminos al trabajo o el lugar en el que compran su café cada mañana.

LEE TAMBIÉN: 7 efectivos tips para motivar a tu equipo

2. Escuchan sus instintos

Se basan en la intuición más personal. En su estudio, Wiseman reveló que el 90% de las personas con buena suerte siguen sus instintos a la hora de las relaciones personales, mientras que el 80% considera que eso fue lo que tuvo un rol vital en la elección de su carrera profesional. Y le dan más fuerza a esta habilidad intuitiva al practicar técnicas como la meditación.

3. Esperan tener suerte

Son optimistas de su futuro. Wiseman sostiene que los bienaventurados, tienen más altas expectativas de la vida que los que no tienen suerte porque creen que se les presentarán eventos impredecibles e incontrolables; al tiempo que los otros piensan que aquellas situaciones por fuera de su control siempre se les volverán en contra. “La gente con buena suerte está convencida que el futuro será fantástico y sus expectativas se vuelven profecías”, comenta Wiseman.

BuenaSuerte

4. Encuentran lo bueno en todo

Los suertudos experimentan mala fortuna pero se las ingenian de forma diferente que aquellos que no tiene suerte. Por ejemplo, Wiseman dice que los primeros imaginan cómo las cosas podrían haber resultado peor y comparan su experiencia con el peor de los escenarios imaginables. Así, transforman los eventos en situaciones buenas, encontrando siempre el aspecto positivo. No se obsesionan con la mala suerte sino que asumen que lo mejor está por venir.

Ahora ya sabes que es posible cambiar la fortuna y que, en gran medida, consiste en atreverse a mirar la vida desde otra óptica.

Fuente imagen: es.flash-screen.com

Compartir