Partiendo de la base que las causas principales por las que la gente no colabora asiduamente frente a necesidades sociales son la falta de tiempo y la falta de dinero, tres emprendedores se propusieron crear una idea que revirtiera esa situación. Así nació ClickAyuda, una plataforma que permite que cualquier persona con acceso a internet pueda apoyar distintas campañas solidarias tanto desde su computadora como desde su smartphone y las comparta en redes sociales para que también sus amigos y conocidos se sumen. A continuación, una entrevista a Max Abella, Co-Founder de la startup que, frente a la propuesta de replicar la plataforma en Colombia, se pregunta: “¿Por qué no llegar a más países?”.

-¿Por qué como emprendedores pensaron en volcarse a lo social? ¿Qué los motivo?

-Uno de nuestros fundadores (Ezequiel Borzone) colaboró durante más de dos años en una ONG (Akim Argentina). Él fue quien compartió conmigo sus ganas de realizar un proyecto que impacte socialmente. Yo no tenía experiencia en el mundo social, pero sí el complemento que a Eze le faltaba: experiencia en emprendimientos tecnológicos. Más adelante, incorporamos a nuestro tercer socio, Kevin, quien es nuestro desarrollador, el mago que convirtió la idea en una plataforma funcional. Desde el día uno decidimos que lo que hiciéramos debía ser en internet y, más precisamente en redes sociales, dónde la gente pasa la mayor parte de su tiempo. Notamos que hay un sentimiento compartido de decepción por la gran injusticia social que se vive actualmente, pero en la práctica son realmente pocos los que hacen algo. En base a encuestas propias (a más de 400 personas), identificamos que las causas principales por las cuales la gente no colabora son: falta de tiempo y falta de dinero. Esto es justamente lo que venimos a solucionar con ClickAyuda, permitiéndoles a todas las personas con acceso a internet apoyar campañas solidarias desde su computadora o smartphone, compartiendo contenido en redes sociales.

[youtube width=”560″ height=”315″ video_id=”7J4IFr4xckk”]

-¿Cómo se sostienen los proyectos? ¿Cómo conviven las posibilidades de negocio y la ayuda social?

-Desde nuestros orígenes definimos que tanto nuestros usuarios, como las ONGs, no tendrían que abonar nada para ser parte de ClickAyuda. Nuestra fuente de ingresos son las empresas, a las que les cobramos un pequeño fee por campaña. Este monto incluye el armado y diseño de la campaña, asesoría respecto a cuál es la ONG indicada para recibir sus productos, reportes sobre los resultados de la campaña, difusión de la campaña en nuestras redes y newsletter y un video full HD en el que se demuestra que las donaciones llegaron a destino y se están utilizando de manera correcta (esto es crucial para transparentar el proceso de donación ya que más del 60% de la gente duda respecto a la llegada de los productos donados por otras vías).

-¿Qué pequeños o grandes cambios vivieron hasta ahora? 

-Vivimos cambios de todo tipo. De hecho, estamos en un proceso de cambio y adaptación constante. Uno de los aspectos es el diseño de nuestro sitio web, que quienes nos siguen desde nuestros orígenes habrán visto en pocos meses cambiar drásticamente más de una vez. A su vez, campaña a campaña incorporamos nuevas funcionalidades. Los últimos cambios fueron: posibilidad de escribir un mensaje personalizado antes de donar tu click (antes compartíamos un mensaje pre-configurado), tabla de donantes dónde se pueden ver quiénes fueron los últimos en donar su click y quiénes fueron los que más clicks consiguieron. Por otro lado, vivimos grandes alegrías en torno al equipo que nos acompaña. Tenemos personas interesadas realmente en la causa que nos apoyan de manera voluntaria en distintos aspectos (entre ellos la filmación y edición de videos). Incluso estamos ahora en tratativas con emprendedores de Colombia que nos contactaron para replicar ClickAyuda allí, algo que nos pone muy felices y nos obliga a pensar no solo en Argentina, sino en toda América Latina.

LEE TAMBIÉN: Un inventor solidario que imprimió un sueño en 3D

¿Cuáles son los próximos pasos del emprendimiento? ¿Cómo irá escalando?

-Actualmente estamos lanzando un nuevo servicio de videos a bajo costo exclusivo para ONGs. Notamos que muchas ONGs (sobre todo las más pequeñas) no disponen de un video de buena calidad dónde puedan compartir sus actividades. Esto es una lástima, ya que los videos son el principal activo que tienen las organizaciones sociales para darse a conocer y atraer nuevos donantes. El problema está en que los precios por este tipo de servicios son muy elevados; por eso nuestro objetivo fue ofrecer un servicio profesional, de buena calidad, pero acorde a los presupuestos realistas que manejan hoy en día muchas ONGs. Por otro lado, como comentaba anteriormente, tenemos propuestas de replicar la plataforma en Colombia. Esto nos obliga a pensar en “¿por qué no replicar en más países?”. Es algo que tenemos que analizar con detenimiento y sin apuro. Nuestro objetivo para los próximos meses es que la plataforma sea autónoma y que tanto ONGs como empresas puedan encontrarse directamente en el sitio, sin necesidad de que intervengamos nosotros personalmente entre ellos. Esperamos que ClickAyuda sea, para el 2016, el principal punto de encuentro entre ONGs y empresas de toda la región.

ClickAyuda1

-¿Qué emprendimiento social que aún no existe debería ser creado?

-Un Tinder de voluntariados, donde los usuarios puedan darle “Me interesa” o “No me interesa” a ONGs en base a sus intereses. Y, por su parte, las organizaciones sociales puedan ver a las personas interesadas en colaborar con su causa, y contactar al que mejor encaje con sus necesidades.