Es activista creativo. El hombre detrás de “Hacer is the New Decir”. Además, Founder de Miracle, la primera Agencia de Bondad. Todo eso y más es Nicko Nogués. En septiembre, fue uno de los speakers de la primera edición argentina de Sustainable Brands, en donde dio una conferencia y formó parte de un panel de líderes y referentes de la creatividad y sustentabilidad. Para conocer más acerca de su visión, lo entrevistamos y esto fue lo que nos dijo.

-Dejar de estar del lado de los que dicen y pasar al de los que hacen parecería ser simple. ¿Por qué para muchos resulta tan complicado?

-Porque no estamos acostumbrados. Vivimos bajo creencias fuertemente arraigadas y disfrazadas de viejas costumbres convertidas en reglas tácitamente aceptadas. Por ejemplo, consideramos “normal” la falta de coherencia. No cumplir lo que dijimos que haríamos. Es por eso que creo que no hay nada más peligroso que ser normal en estos tiempos, porque allí vive muy a gusto la mediocridad. El mundo necesita más que nunca que hagamos brillar nuestras rarezas. Dejar de estar del lado de los que sólo dicen que hacen y pasar al de los que hacen, en realidad es muy simple. Lo difícil es moverse. Tu mundo, entendido como el contexto que te rodea, no cambia con lo que dices o por cómo lo dices sino con lo que haces y sobre todo, el por qué lo haces. Pero cuando te dispones a hacerlo, te entra el miedo al fracaso. Y eso es “normal”, te dicen. Lo que es raro es que si te da miedo vayas por allí, no vaya a ser que vayas a fracasar. O no. Por eso urge redefinir el sentido del éxito como contrapartida a lo que entendemos todavía por fracaso.

Me gusta pensar que los coherentes son los nuevos valientes y aunque todos nacemos llorando (por lo tanto, nadie nace valiente) es lo que hagamos con nuestras palabras lo que nos acaba poniendo a un lado u otro de esa delgada línea que separa a los cobardes de los miedosos, a los que dicen de los que hacen. Un miedoso es un valiente en potencia cuando se atreve a convivir con sus miedos. Sin embargo, los cobardes no lo hacen nunca. Batman lo explica muy bien: “Sin miedo, no hay valentía.” Yo sólo digo que #HACERistheNewDECIR.

-¿Cómo se empieza a construir un mundo nuevo? ¿Cuál es el primer paso que deben hacer las marcas y empresas y qué parte les corresponde a los ciudadanos?

-Considero que todos vivimos en ese mundo, así que cada quien (personas y empresas) tenemos la misma responsabilidad de asumir nuestra parte y debemos hacerlo cada quien, con todas nuestras capacidades. Por ejemplo, como consumidores tenemos la opción de elegir lo que queremos comprar. Y con esa decisión de compra que parece tan banal y tan “random”, estamos retroalimentado y potenciando toda una serie de sucesos que implican cientos de cosas en varios lugares y que tienen un impacto evidente y por lo tanto repercuten directamente en ese mundo en que vivimos. Millones de pequeños actos tienen consecuencias significativas, así que la próxima vez que estés en el lineal de compra a punto de elegir qué pones en tu carrito del supermercado, piensa que esa decisión aparentemente insignificante puede ser en realidad tu acto de bondad del día para contribuir a mejorar el mundo en el que vives. Decidir es uno de nuestros súper poderes, no lo olvidemos.

Por otra parte, como empresa es evidente que puedes hacer mucho, y lo bueno es que cada vez más te quedan menos opciones para no hacerlo. Visto en macro, el negocio de cualquier industria al final del día somos las personas, por lo que si quieres seguir vendiendo, no te queda otra que contribuir a que esa gente que te compra (o te podría comprar) estén cada vez mejor. Hoy en día, ser sustentable es pensar en tu rentabilidad a medio y largo plazo, o a no tener ninguna por culpa de una visión tan cortoplacista como la que vivimos. Afortunadamente, soy de los que piensan que las cosas van cada vez mejor. Todo eso yo lo defino como Revolución Individual y tiene que ver con la capacidad que tenemos todos los seres humanos de detectar problemas, pensar soluciones y llevarlas a la práctica, siendo coherentes entre lo que pensamos, lo que decimos y lo que hacemos. Y si no solucionas algo, al menos quéjate menos. Sin duda, todos podemos hacer más de lo que hacemos y no se trata de cambiar el mundo en el sentido utópico y demagógico de la idea, pero sí de construir alternativas mejores dentro del contexto en que vivimos, aportando lo que cada quien pueda a problemas muy tangibles que en un mundo tan conectado, nos pueden afectar a todos.

Miracle se presenta como la primera agencia de bondad del mundo, ¿podría explicarnos de qué se trata?

-En Miracle nos definimos como Agencia de Bondad, la primera y única del mundo, y ayudamos a las empresas a decir menos y hacer más, tangibilizando su discurso de marca. Estamos convencidos de que Hacer is the New Decir y de que las grandes compañías, las buenas de verdad, son conscientes de que ya toca dejar de decir lo buenas que son y empezar a demostrarlo. Eso implica muchas cosas, por ejemplo complementar su discurso publicitario con alternativas que tangibilicen y ayuden a mostrar lo que ya están haciendo esas marcas para ser mejores cada día. Porque la comunicación es una poderosa herramienta con la que construir una realidad mejor, no sólo basada en estereotipos. Y aquí es donde entramos nosotros como Agencia de Bondad, ayudando a las empresas y sus marcas a pasar del Decir al Hacer, a través de nuestros Activismos Creativos: estrategias, proyectos, propuestas y acciones centradas en lo Social. Cosas que permanecen en el tiempo como un legado de la marca hacia sus consumidores, y que parten de una idea muy tangible que contribuye a resolver un problema también muy concreto, ayudando a las marcas a mejorar la calidad de vida de sus consumidores y mejorar nuestro contexto. Dos ejemplos muy claros son HUMANITY #21DíasdeBondad para Coca-Cola México o Fénix #UnTrocitodeEsperanza, un proyecto propio en el que nos daba igual si había o no marca. Simplemente sabíamos que algo podíamos hacer e intentamos hacerlo lo mejor que pudimos.

-¿Qué significa para usted ser sustentable?

-Ser coherente en el tiempo.

Compartir