Durante los desafíos del Red Innova CAMP, los participantes tuvieron tiempo de trabajar distintas consignas que las empresas líderes del mercado les compartieron. Una de las marcas que participó fue Tulipán, de la mano de BBDORed Innova entrevistó al equipo ganador -formado por María Laura Barberán, Soledad Álvarez Campos, Nicolás Lelio González, Rodrigo Gutiérrez y Leandro Daniel Rueda- que, en 48 horas, creó Quicky.

-¿Qué significó para ustedes el Red Innova CAMP?

-Fue un desafío que empezó siendo individual y terminó siendo colectivo. Reforzamos nuestra forma de trabajar en equipo, aprendimos de nuestros compañeros y pusimos en práctica nuestros conocimientos. Red Innova CAMP sirvió, ante todo, para alentarnos a seguir creando y dejar volar la imaginación, sumar nuevas experiencias que aporten a nuestro desarrollo personal y profesional, y darnos a conocer.

-¿Cuál era la consigna del desafío de BBDO – Tulipán?

-La consigna era lograr que los jóvenes tuvieran más y mejor sexo mediante el uso de la tecnología. Debíamos utilizar alguna herramienta tecnológica: mobile devices, apps, internet of things, social media, wearable things y/o augmented reality.

-¿Cómo fue trabajar con un equipo de personas que conocieron el día del evento?

-Ante todo, desafiante pero, sin duda, enriquecedor. Como veníamos todos de mundos de lo más diversos perfiles, la sinergia fue inmediata. Cada quién aportó lo suyo y logramos hacer un muy buen team. Ya estamos pensando en continuar con proyectos juntos y volver a presentarnos en competencias como equipo. Lo importante cuando se arman grupos de trabajo con gente que no conoces es escuchar, aprender del otro y aportar todas las ideas que se te vienen a la cabeza, dejando la timidez de lado. Todos estábamos muy bien predispuestos y nos hicimos amigos rápidamente.

-¿Cómo se originó la idea principal del proyecto?

-Para llegar a nuestra idea final, pasamos por un millón de otras ideas. Algunas eran de lo más complejas e intrincadas, pero terminamos presentando la más simple y, al mismo tiempo, la más novedosa. Durante la primera jornada de trabajo, no logramos llegar a ninguna idea sólida y nos fuimos un tanto preocupados a nuestras casas por la noche. Pero a veces es mejor cortar, descansar y volver a empezar de cero al día siguiente. Y así fue. El mismo día que teníamos que hacer nuestra presentación ante el jurado, resolvimos la idea en menos de dos horas, programamos la aplicación, diseñamos la presentación y ensayamos el speech en grupo. Estábamos seguros que habíamos llegado a una muy buena idea y no perdimos ni un segundo en su ejecución. Lo que marcó la diferencia fue pensar en algo que resolviera una problemática puntual del target al cual estaba dirigida la acción. En nuestro equipo todos tenemos entre 21 y 29 años, con lo cual estábamos dentro o cerca del target al cual estaba dirigida la acción y entonces la clave fue indagar en nuestras propias vivencias y encontrar una problemática que supiéramos podíamos resolver.

-¿En qué consistió el proyecto final y cómo se llama?

-Partimos de la observación de que los jóvenes de 18 a 24 años, que era el target al cual debía dirigirse la acción, tenían un gran problema y no de índole sexual: que en su gran mayoría, viven con sus padres. Presentamos una idea para que tengan mejor y más sexo aprovechando al máximo aquellos momentos en los que se quedan solos en sus casas. Para ello, quisimos reivindicar “el rapidito” (creemos que no hace falta la explicación de a qué nos estamos refiriendo…). Diseñamos una aplicación mobile que se llama Quicky by Tulipán, haciendo referencia al acto del rapidito sexual y al “quiqui” (miedo) de que te descubran tus papás en el acto.

La aplicación se descarga en los smartphones de las dos personas involucradas, en una funciona como monitoreo y en el otro como alerta. El celular que funciona como monitoreo se coloca en la entrada de la casa o en aquel lugar por donde pueden llegar a ingresar tus padres y, por medio de un sensor auditivo, alerta al otro celular cuando ingresa alguien a la casa. La alarma en el otro celular suena “¡Quicky, Quicky!”. Si bien lo pensamos para los jóvenes, con Quicky by Tulipán se estaría resolviendo un problema que tiene un espectro aún más grande de gente (padres con hijos, adultos en sus trabajos, etcétera).

-¿Qué sintieron cuando los nombraron como ganadores en el auditorio?

-¡Euforia, emoción y excitación!

-¿Participarían en otra edición del Red Innova CAMP? ¿Cómo alentarían a otros a que se sumen a la próxima edición?

-Totalmente, ya quedamos que nos presentamos juntos el año entrante para un nuevo desafío. Cada quien tiene su propio objetivo a la hora de presentarse en un desafío, pero aquellos que busquen divertirse, conocer gente, indagar en aspectos y consignas con los que uno no esté todo el tiempo en contacto y ante todo, desafiarse a uno mismo, el Red Innova CAMP es el lugar indicado.