China tiene un serio problema entre manos con la contaminación del aire en las ciudades. Una problemática que, además, no parece que vaya a solucionarse en el corto plazo si tenemos en cuenta sus perspectivas de crecimiento industrial y urbano para los próximos años. Concretamente, en Hong-Kong, a este problema se le suma la saturación lumínica de lo que parece una interminable jungla de neones.

El despacho de investigación nas-dra, con sede en la ciudad, quiere acabar de un plumazo con todos estos temas. ¿Su solución? Plantas robóticas gigantes. No, no estamos hablando de una película sino de la vida real. El proyecto CO2 planea la fabricación de los “robots parásitos”, unos ingenios con apariencia de planta mecánica que colgarían de algunos de los carteles de neón que pueblan las calles. Las hojas de estas plantas están fabricadas con un polímero que acumula CO2 durante el día cuando el robot está abierto. Y lo mejor de todo, están diseñadas para cultivar vegetales en toda su superficie.

[youtube width=”560″ height=”315″ video_id=”dpl8vJgEmto”]

Cuando cae la noche, empieza la segunda fase: las hojas se cierran y el robot se cierra, envolviendo el neón. Aprovechando el calor que este despide, el robot libera el CO2 convertido en otras formas de energía como metano, que se puede utilizar para alimentar las plantas que lo pueblan. La energía sobrante puede aprovecharse también para el funcionamiento de los propios dispositivos, que serían autosuficientes.

CO2 cumple así varias funciones: crea nuevas zonas verdes que pueden aprovecharse también para cultivar alimentos, enfría la calle al recolectar el calor sobrante, limpia el aire de toxinas y da un descanso al ojo, saturado de tanta exposición a la luz. Por último, es un elemento decorativo alucinante, móvil y cambiante. Uno de esos que te hace sentir dentro de una calle de otro tiempo, o de otro mundo.

Tan genial como suena, el proyecto todavía está en fase de pruebas y su elemento esencial, los polímeros que recubren la estructura, están siendo testados en los laboratorios de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA). En función de los resultados, podremos ver a estos enormes animales biónicos tomando las calles.

¿Imaginan este tipo de robots parásitos en las esquinas de sus casas?

Fuente imagen: entertainment-today.net

Compartir