Durante los desafíos del Red Innova CAMP, los participantes tuvieron tiempo de trabajar distintas consignas que las empresas líderes del mercado les compartieron. Una de las marcas que participó fue PepsiCo. Red Innova entrevistó al equipo ganador, formado por: María del Rosario Margarita LiuzziFranciso José RenóRocío Gómez y Alejandra Paula Mercado que, en 48 horas, crearon Simp.ly. 

-¿Qué significó para ustedes el Red Innova CAMP?

-Un lugar de encuentro creativo donde pudimos dejar volar nuestra imaginación en equipo y divertirnos junto a gente nueva con la misma energía. Fuimos con la creencia de encontrar un espacio para conocer más a las empresas y aprender de ellas y sus experiencias y vivimos una situación que superó nuestras expectativas. No sólo aprendimos en las conferencias y workshops sino que, además, nos encontramos con que las empresas eran las que querían conocernos a nosotros y a nuestras ideas.

-¿Cuál era la consigna del desafío de PepsiCo?

-La consigna de PepsiCo nos retaba a pensar en el desarrollo de una nueva experiencia de compra para los consumidores y un nuevo retail mediante el uso de tecnología, la innovación y la creatividad. Nuestro desafío era crear un proyecto innovador a partir de la pregunta: “¿Qué pasaría si mañana no existieran más los supermercados?”.

-¿Cómo fue trabajar con un equipo de personas que conocieron el día del evento?

-Nuestra experiencia fue realmente maravillosa. Ninguno se conocía, cada cual llegó a la mesa del desafío por diferentes situaciones (nos invitaron, elegimos, nos aconsejaron). No sabíamos bien de qué se trataba y el personal de PepsiCo nos explicó la premisa del desafío y nos separó por competencias (comunicadores, marketineros, tecnológicos) para armar los grupos. Había que juntarse con un tecnológico y, como un magnetismo, nos acercamos a Francisco, quien vio cómo tres mujeres “buena onda” querían trabajar en un lindo equipo. Y así comenzó todo. Como si nos conociéramos desde siempre, se generó un ambiente ameno, abierto, creativo, sano, divertido, innovador y profesional. Y luego de dos días de diversión y trabajo creativo, nació la idea ganadora.

-¿Cómo se originó la idea principal del proyecto?

-Comenzamos con muchas ideas, desde las más simples hasta las más complejas. Desde una aplicación hasta drones que vuelan a tu ventana para entregar los pedidos. Un integrante dio la idea de una aplicación que lee los productos al tirarlos a la basura mediante una tecnología que viene creciendo. De ahí comienza nuestro “divertido delirio” de touch & go, el tacho inteligente. Y, finalmente, Simp.ly teniendo en mente la simpleza como uno de los beneficios de nuestro producto innovador. El “tacho” fue y vino, apareció y desapareció, entre ideas e ideas. Pero volvió para quedarse y todo el proyecto creció alrededor de él.

-¿En qué consistió el proyecto final y cómo se llama?

-El proyecto es Simp.ly, un tacho de basura “inteligente” que funciona mediante una tecnología que permite detectar los productos que tiramos a la basura. Una vez recopilados los datos y nombres de los productos, los sube a una plataforma online desde la que se podría acceder desde la web o desde una app y, de esa forma, hacer el pedido del supermercado con la lista ya armada. También se pueden agregar nuevos productos escribiéndolos o dictándoselos al celular. Estos datos son recabados en un centro de distribución que entregaría el pedido en distintos “pick-up stores” o centros de retiro. El proceso de compra termina cuando el usuario pasa a retirar el pedido por el pick-up store donde un sistema scanea un código que el usuario tienea en su celular y entrega el pedido en una caja a través de un sistema completamente automatizado.

-¿Qué sintieron cuando los nombraron como ganadores en el auditorio?

-Estábamos muy ansiosos, sentíamos que íbamos a ganar. Pero cuando comenzaron a mencionar que el proyecto elegido había sido realmente innovador y que cambiaba paradigmas, nos miramos con algo de ansiedad. Cuando nos nombraron, saltamos cual premio Oscar de los asientos y recorrimos el pasillo con mucha emoción, euforia y alegría. Y en todo momento nos agradecíamos entre nosotros por el gran trabajo.

-¿Participarían en otra edición del Red Innova CAMP? ¿Cómo alentarían a otros a que se sumen a la próxima edición?

-Sí, claro, participaríamos nuevamente porque fue una experiencia síper enriquecedora y cada uno de nosotros se fue con muchas ganas de seguir innovando y compartiendo ideas. Ya invitamos a mucha gente para la próxima edición, socios, colegas, amigos, así que prepárense porque seguramente van a ser muchos más los que se sumen.

Compartir