No es de extrañar que el boom del uso de las bicicletas a nivel global esté provocando un problema que quizás nunca antes se hubiera pensado: no hay suficiente espacio para estacionarlas. A decir verdad, es un verdadero dolor de cabeza. Y, en ciudades en donde el espacio es súper limitado, la cuestión se vuelve más áspera.

Comúnmente, el tema del aparcamiento se vuelve tan importante que puede hacer la diferencia entre decidir ir al trabajo o a la facultad en dos ruedas o en auto. Sean ciudades bike-friendly o de las otras, no tener en donde guardar de forma segura una bicicleta es un problema que hay que solucionar lo antes posible para continuar avanzando y que cada día más personas se sumen a la aventura de transitar la vida de la mano de este saludable medio de transporte.

Un almacenamiento subterráneo

Eco-cycle podría resolver muchos problemas. Con el objetivo de enfrentar este problema del espacio y lugar de estacionamiento de bicicletas, la firma Giken Seisakusho Co. creó e instaló un sistema de aparcamiento robótico y subterráneo que puede albergar 144 unidades. Luego de que el dueño deposita su bicicleta en una plataforma, en cuestión de segundos la máquina la lleva once metros bajo tierra y la aloja en un espacio que la protege de los rayones y los cambios de clima. Como si fuera poco, y debido a las condiciones de la ciudad, el sistema es antisísmico. Ojalá este concepto de diseño pueda llevarse a mega urbes como Beijing o San Pablo.

[youtube width=”560″ height=”315″ video_id=”pcZSU40RBrg”]

El valet parking más grande de Estados Unidos

Portland lo tiene. Más de 260 personas dejan día tras día sus bicicletas en Go By Bike sin pagar un peso por el estacionamiento. Este servicio está ubicado en un lugar súper estratégico de la ciudad, ya que conecta el tranvía aéreo con el sistema de trenes y las bicisendas, lo que les permite a los ciclistas dejar sus bicicletas al momento de entrar al trabajo o a la escuela y recogerlas antes de volver a casa sin estar preocupándose de que se la roben.

[vimeo width=”560″ height=”315″ video_id=”78005998″]

Perchas urbanas, almacenamiento vertical

La compañía Manifesto Architecture creó un concepto diferente: Bike Hanger. Como su nombre lo indica, la idea propone colgar bicicletas en los laterales de los edificios. Interesante, ¿no creen? La estructura estaría compuesta por un bastidor fijo y anclado en la pared, en donde se colgarían las bicicletas por orden de llegada y entrarían entre 20 y 36 en cada uno de los bastidores. Quizás algunos piensen que no vale la pena semejante estructura por tan solo unas decenas de bicis menos pero, si queremos más de éstas en las calles, necesitamos buscar soluciones que sean rápidas y efectivas.

bicicletasenedificios

Las emisiones de gases que provienen de los transportes son cada día más altas y, para remediar esta situación, las ciudades deberían ofrecer opciones de traslado bajas en carbono. Tal vez sea cuestión de tomar algunas lecciones de lugares como Portland o Tokio para hacer que un paseo en bicicleta sea simple y conveniente para todos. Todavía queda un largo camino por recorrer hasta llegar a crear un espacio más amable para los ciclistas pero en eso estamos.

Fuente imagen: www.fastcodesign.com

Compartir