En un estudio realizado por la compañía The Milken Institute se demostró que por cada 10% de crecimiento de las tecnologías, habrá 4,2 millones de ciudadanos con kilos de más. Si no se pone freno a esta tendencia, para 2030 el número de obesos latinoamericanos llegará al 30% de la población, según datos del Banco Mundial.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), la obesidad se ha convertido en una epidemia global que cobra la vida de al menos 2,8 millones de adultos cada año. Para el caso de América Latina, estas cifras suponen un aumento poco deseable de consultas médicas, de gastos en salud y de poblaciones que corren un mayor riesgo de sufrir enfermedades no transmisibles, como la hipertensión, la diabetes o padecimientos cardiovasculares.

A pesar de que Brasil está muy por debajo de México y de Estados Unidos, en 2012 alrededor de uno de cada siete brasileños fue clasificado como obeso. En 1975 solo el 19% de los hombres brasileños y el 29% de las mujeres brasileñas tenían exceso de peso; en 2014, esas cifras se incrementaron hasta llegar al 54% y al 48%, respectivamente.

No cabe duda de que internet ha cambiado la forma en que vivimos y nos comunicamos, pero hay una revolución tecnológica aún más grande a la vuelta de la esquina: la predicción de General Electric de que para 2025 internet afectará a la mitad de todo el producto interno bruto (PIB) mundial. Es allí donde se encuentra el mercado móvil de la salud que ha decidido apostar a mejorar la salud de sus usuarios.

Hoy existen más de 5.820 aplicaciones médicas de salud y fitness disponibles para los teléfonos inteligentes que ayudan a las personas a controlar el sobrepeso y hasta les brindan incentivos para tener una vida más activa. Estas son las más usadas en Brasil.

A pesar de que es imposible comprobar su efectividad y la literatura médica tiene poco que decir acerca de su eficacia en los adolescentes, las grandes compañías como Fitbit, Apple y Kurbo buscan soluciones para esta epidemia de la obesidad y también para otras enfermedades no transmisibles.

Aquí se presentan tres soluciones que pretenden revolucionar el mercado.

1. Fitbit: soluciones que ayudan a mejorar la salud mediante el seguimiento del ejercicio, la comida, el peso y el sueño.

Los productos Fitbit han ganado numerosos premios, entre ellos el ser subcampeón en TechCrunch50 en 2008. Pero esta compañía está claramente determinada a seguir siendo un actor relevante en este mercado en crecimiento. En septiembre de 2014, decidió hacer un estudio del impacto en los jóvenes. Este se realizó en la escuela de Lakewood de Florida, y para ello se seleccionaron 50 estudiantes con sobrepeso a fin de llevar a cabo un seguimiento de sus niveles de actividad utilizando la pulsera conectada del Fitbit. Los estudiantes podrían sincronizar sus pulseras a MyFitnessPal, una app que también puede efectuar un seguimiento de su dieta diaria. Cuando el nivel de actividad de un joven cae, los investigadores pueden enviar un texto de teléfono celular o un mensaje de Twitter, con consejos en tiempo real. El foco de esta pulsera no está en la pérdida de peso sino en enseñar hábitos saludables en una edad crítica, para minimizar así la posibilidad de que los jóvenes se conviertan en adultos obesos, y corran el riesgo de desarrollar otras enfermedades, como la diabetes, la hipertensión y los padecimientos cardiovasculares.

[youtube width=”560″ height=”315″ video_id=”s9Y_mrDHpyw”]

2. Kurbo Health, un sistema que funciona a través de la psicología del semáforo.

Kurbo Health debutó en TechCrunch en mayo de 2014. Se trata de una aplicación de teléfono inteligente inspirada en el programa de obesidad infantil de Stanford. La app ayuda a los niños (y adultos) a llevar un registro de los alimentos que consumen. Les permite rastrear aquello que no deben comer y su progreso en el camino hacia una vida más saludable. El sistema funciona a través de la psicología del semáforo: los alimentos con muchas calorías son representados por el color rojo; los alimentos que se deben comer moderadamente están en color amarillo y los alimentos ideales para tu dieta se encuentran en color verde.

La aplicación también ofrece entrenamiento y apoyo de expertos, con notificaciones de recordatorio. Los mensajes que les llegan a los usuarios son de felicitación cuando mantienen su buena alimentación. Esta aplicación también manda a la familia un mensaje para hacer que los sigan apoyando fuera del smartphone.

[youtube width=”560″ height=”315″ video_id=”DqNwsQzVBdo”]

3. Apple también apuesta por la salud con su “Health App”. 

Apple apuesta por la salud 2.0 y se asegura que en 2015 liderará lo que ellos han llamado “Apple’s Health Revolutions”. El 9 de septiembre de 2014, lanzó el iPhone 6, un nuevo sistema operativo IOS 8, y su nuevo reloj, que saldrá a la venta el próximo año. Pero la integración de todos estos elementos a la plataforma KealthKit es lo que la compañía ha considerado que revolucionará la forma en que integramos todos nuestros datos de la salud. La aplicación consiste en un tablero con información y gráficos sobre las calorías, el peso, el pulso, el azúcar sanguíneo, etcétera. Su objetivo es recoger toda la información de nuestra salud que acopian un sinfín de apps como, por ejemplo, Doctor eBooking, y colocarla en una sola pestaña. También se espera que esta aplicación presente información sobre el contacto de emergencia, medicación o alergias, entre otros datos clave. La información será accesible incluso con el terminal bloqueado. Creemos que va a ser una aplicación muy innovadora y que abrirá la puerta para que en un futuro sea posible gestionar las citas con el médico desde la misma app.

apple_health

El mercado móvil de salud global, que incluye todas las aplicaciones de fitness y wearable technology, crecerá de US$1.950 millones en 2012 a US$49.000 millones para 2020, de acuerdo con la investigación de Grand View Research Inc., lo cual nos brinda toda una gama de posibilidades para que sigamos apuntando a los buenos hábitos de una vida saludable.

La proliferación y disponibilidad de estos dispositivos y aplicaciones seguirá creciendo, y ya está sobre la mesa el papel que tendrá la ropa inteligente en el mercado de la salud. Esta permitirá colectar los datos biométricos de las personas en tiempo real, y así muy pronto montones de datos de ropa inteligente comenzarán a tallar un perfil de la salud del usuario. Con el tiempo, todos estos datos proporcionarán una visión de la salud pública del mismo modo en que lo hacen las tecnologías portátiles, que llegaron para reemplazar a los métodos tradicionales e ineficientes de la recopilación de información. Incluso podríamos vincular dicha información a los historiales médicos digitales. En lugar de grabar un par de signos vitales una vez cada pocos años, los sensores de ropa podrían proporcionar una hora, o incluso un registro diario, en tiempo real, de la información de salud clave para nuestros médicos.

Falta mucho por recorrer, pero las tendencias nos muestran que la industria de la salud y la tecnología se han propuesto abordar esta gran epidemia que todos podríamos padecer: la obesidad. Y que la tecnología ahora más que nunca ocupa un lugar crítico en la industria de la salud.

¿Conoces una aplicación móvil o un dispositivo que esté cambiando tu vida? ¿O te sueñas uno que nadie ha creado? Compártelo @AlejandraL, #DemandSolutions@BID_Idear.

Compartir