La idea central de una ciudad inteligente radica en combinar en un modelo urbano la protección del medio ambiente, la eficiencia energética y la rentabilidad económica. Este concepto, además, reconoce el valor de la colaboración entre diversos grupos de personas unidas para encontrar las soluciones más eficientes para la ciudad del futuro. Pero, ¿qué están haciendo hoy las ciudades para convertirse en Smart Cities?

De un tiempo a esta parte, las grandes metrópolis pusieron en funcionamiento diferentes dispositivos tech para convertirlas en ciudades inteligentes y, aunque algunos todavía son proyectos que esperan ver pronto la luz, la mayoría ya está en funcionamiento y al servicio de los ciudadanos. A continuación, les acercamos algunos ejemplos.

Aire purificado

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), Lima es una de las ciudades con más contaminación de América Latina y, para intentar solucionar este gran problema, la capital peruana ha instalado unas máquinas enormes de acero con el objetivo de replicar el trabajo de cientos de árboles y, en consecuencia, purificar el aire de los limeños. El innovador artefacto aspira aire contaminado por unas rejillas y, después de un proceso con agua, la materia tóxica queda atrapada en la máquina devolviendo oxígeno limpio.

CiudadesInteligentes_lima

Luces en la ciudad

Gracias a un sistema de control de tránsito que analiza los patrones y detectores de vehículos en autopistas, hoy en Los Ángeles cambia las luces de señal para que flujo de autos sea más rápido y los tiempos de viaje se acorten considerablemente. En Copenhague, por ejemplo, si no hay tráfico en las calles, las luces del alumbrado se apagan automáticamente. En Ámsterdam, por su parte, las paradas de los colectivos, los enormes carteles publicitarios y los semáforos son recargados únicamente con energía solar.

LEE TAMBIÉN: Estacionar tu bicicleta, en un abrir y cerrar de ojos

Objetos voladores

Bahn es una empresa alemana de trenes nacional que, desde hace poco más de un año, utiliza drones con cámaras infrarojas para detectar artistas de graffitis que buscan hacer arte en sus vagones. Pero este es tan solo uno de los usos de estos aviones no tripulados. En las zonas en donde la infraestructura vial no ha evolucionado como lo ha hecho en Occidente, los drones podrían ofrecer una solución perfecta ante la necesidad de un niño de recibir un medicamento. También para garantizar la seguridad pública.

CiudadesInteligentes_drone

Be green

Buscando ahorrar agua para su posterior utilización en riego, grandes ciudades ya comenzaron a instalar pavimento permeable. De esta forma, se disminuye la carga en los sistemas de drenaje y se aumenta la reserva acuífera. En Barcelona, por ejemplo, se instalaron sensores en los parques que monitorean la humedad del suelo y provocan el encendido automático del sistema de riego solo cuando está seco. San Francisco, por su parte, puso sensores en sus tuberías que automáticamente le informan al organismo operador los sectores que tienen fugas.

La lista es interminable cuando se trata de casos en los que las ciudades se han vuelto más eficientes e inteligentes mediante el uso de tecnologías. Y, aunque son proyectos geniales y futuristas, también tienen costos muy altos.

Fuente imagen: urban-hub.com

Compartir