Se conoce por “periodismo de datos” (Data Driven Journalism o DDJ) a la disciplina que elabora noticias fundamentadas en la explotación de “datos duros”. Entendiendo por datos duros a toda representación formalizada de entidades o hechos publicados por alguna autoridad responsable. El desarrollo reciente de esta disciplina viene de la mano de la puesta en práctica de las iniciativas de Datos Abiertos (Open Data) que la mayoría de los países está impulsando.

DDJ es una nueva forma de contar historias basadas en el tratamiento de datos públicos y en una efectiva visualización de los resultados obtenidos. Así como para el periodista tradicional el componente básico es el artículo que contiene una narración, en el periodismo de datos la narración verbal es secundaria, el relato central suele estar construido en torno a elementos visuales. Este es un uso que se suma a otras formas de periodismo basado en conceptualizar y visualizar la información.

Que DDJ sea parte del ecosistema de OD no es una circunstancia menor. La metodología utilizada exige que la elaboración de noticias basadas en datos publique tanto las fuentes utilizadas como el tratamiento realizado sobre las mismas. Esta metodología toma ciertos aspectos de los protocolos utilizados por la ciencia para promover la objetividad en la elaboración y exposición de los resultados. De esta forma, el DDJ produce noticias en el extremo opuesto a las editoriales o notas de opinión, rechazando la subjetividad y el secreto profesional periodístico.

Los gobiernos en general publican continuamente “la versión oficial” de su accionar. Los gobiernos alineados a la política de OD publican además los datos duros en bruto para que cualquier los pueda procesar y obtener así sus propias conclusiones. Este es un rol que pueden (¿deben?) ejercer los medios para asegurar la publicación de noticias al margen de la impunidad intelectual de lo que se expresa públicamente.

Encontrar, relacionar, depurar, procesar, graficar y publicar noticias interesantes a partir de varias fuentes de datos públicos requiere de múltiples capacidades que no suelen estar presenten en ciudadanos comunes. Equipos de trabajo multidisciplinarios y recursos materiales son necesarios para llevar adelante esta tarea. Incluso para las grandes empresas productoras de noticias, apropiar DDJ no es fácil ya que puede requerir de ciertos perfiles altamente calificados, abriendo así un espacio para emprendimientos de base tecnológica.

El componente tecnológico del DDJ requiere de formación y experiencia en lo que hoy se conoce como Ciencia de Datos (Data Science) que incluye especialidades propias de Ciencias de la Computación como Data y Text Mining, Inteligencia Artificial, Open y Big Data, etc.; además de matemática, estadística, visualización, etc. Pequeños equipos altamente profesionalizados en estas disciplinas pueden brindarle estos servicios a los medios que no suelen tener disponibles internamente, ya que las áreas tradicionales de sistemas de información no están preparadas para brindarlos.

Asumiendo la injusticia propia de seleccionar casos para ejemplificar, podemos mencionar algunos, dejando al lector la tarea de buscar otros. Chequeado.com es un sitio de internet especializado en verificar el discurso público a partir de fuentes confiables -y de especialistas- para poder determinar en qué medida los dichos son consistentes con los datos disponibles que representan los hechos reales a los que se refieren. Mientras que www.lanacion.com.ar/data es parte de un medio masivo que se dedica precisamente al periodismo de datos. 7puentes.com es el sitio de una empresa dedicada a la provisión de los servicios de Data Science necesarios para el desarrollo de DDJ, entre otras problemáticas. En datajournalismhandbook.org se puede encontrar un “manual” de referencia para DDJ mientras que datadrivenjournalism.net es un sitio dedicado a la disciplina.

Tal como expresáramos en publicaciones anteriores, Open Data no es un fin en sí mismo, es un paso necesario para lograr el consumo. DDJ ocupa parte de este espacio dedicado disminuir el nivel de incertidumbre de la sociedad y, por lo tanto, a mejorar el ejercicio democrático de los ciudadanos. Para los emprendedores, los límites los determinan la imaginación y las leyes.

Compartir