Sin duda alguna, el capital humano es uno de los recursos más valiosos que posee una empresa. Son los buenos profesionales los que ayudarán a una compañía a destacar sobre el resto aportando ideas innovadoras y conocimiento especializado. Por ese motivo las empresas se toman muy en serio los procesos de contratación y tienen claro que  nunca debemos escatimar en calidad a la hora de contratar personal, sobre todo si hablamos de puestos de responsabilidad.

Hasta hace muy poco, cuando hablábamos de contratación pensábamos única y exclusivamente en un contrato tradicional. Temporal o indefinido, full time o a media jornada pero, al fin y al cabo, un contrato formal con unos términos y condiciones inamovibles. En la mayoría de los casos, el pago al trabajador se realiza en función de las horas de trabajo, que no suelen variar en función de las necesidades de la empresa. Además, de esta forma no tenemos en cuenta los objetivos alcanzados ni la productividad ¿De verdad es esta la mejor forma de contratación?

Lo cierto es que existen otras fórmulas: La contratación freelance, por ejemplo. Se trata de un tipo de relación laboral basada en objetivos y que se adapta a las necesidades puntuales de cada compañía. Un trabajador freelance es un especialista autónomo que presta sus servicios a diferentes clientes de forma puntual o habitual. Son muchas la ventajas que ofrece esta modalidad, sobre todo si sumamos a esta fórmula la posibilidad de contratar a trabajadores online.

Las ventajas de la contratación freelance online vs la contratación tradicional

contratacionfreelance.png

Acceso al talento

Una de las grandes barreras a la hora de contratar es la ubicación de los profesionales. Cuando tu empresa necesita contratar a un perfil concreto debe reducir su rango de búsqueda ya que no todos los profesionales están dispuestos a trasladarse por un puesto de trabajo.

Contratar profesionales freelance online permite a las empresas contratar a los mejores profesionales sin importar tu ubicación. La contratación online derriba todas las fronteras. Si el mejor profesional para tu empresa vive en Singapur y tiene conexión a Internet nada te impide contratarlo porque podrá trabajar desde su casa sin problema.

De este modo, los procesos de selección de personal no tienen por qué reducir su campo de búsqueda al talento local, ni siquiera al talento nacional. Lo único que importa es el talento del profesional y su capacidad productiva

Escalabilidad

Si todo el equipo de nuestra empresa está formado por trabajadores contratados en una modalidad tradicional, siempre contamos con la misma fuerza de trabajo y por lo tanto con los mismos gastos fijos de personal.

Gracias a la contratación freelance puedes aumentar o disminuir tu plantilla cuando lo necesites. El carácter puntual de esta modalidad laboral permite a las empresas adaptar tu fuerza de trabajo a tus flujos de producción y a los proyectos que estén desarrollando.

Esta ventaja no sólo se traduce en un ahorro de costes sino que permite  a las empresas acceder a talento hiper especializado. Si tu empresa tiene una necesidad concreta, que se aleja de la especialidad de tus trabajadores, tienes dos opciones: contratar a un freelance con experiencia en ese tipo de proyectos o encargar el trabajo a alguien de la plantilla que lo hará más lento y con menor calidad.

Productividad

Hasta ahora, sólo habías contratado profesionales en función de las horas de trabajo que dedicaban a tu compañía. La cruda realidad es que de esas 8 horas diarias que salen de tu bolsillo los trabajadores no son productivos todo el tiempo ¿Y si cambias el enfoque?

El empleo freelance te permite pagar a los profesionales en función de los objetivos. En definitiva, pagar en función de la productividad de un empleado. Además, si fuera necesario,  el trabajo online haría posible que tu empresa esté en marcha las 24 horas del día. Contratando a personas que viven en el otro lado del mundo puedes conseguir una producción contínua.

Flexibilidad

Conseguir que tu empresa se adapte a las nuevas tendencias del mercado y estar creciendo continuamente es un trabajo agotador. Vivimos en un mundo que avanza a pasos agigantados y el viejo modelo de contratación está frenando a tu empresa. Ser flexibles es una obligación, una necesidad. Contratar freelance nos permite acceder al mejor talento global, de forma puntual y sin ataduras.

Coste

La contratación tradicional tiene una serie de costes sociales que elevan de forma monumental los costes de una empresa, por no hablar de los gastos derivados del mantenimiento de una oficina.

Una de las grandes ventajas del trabajo 3.0 es que los gastos fijos desaparecen. Sólo tendrás que preocuparte de tener una buena conexión a Internet y de disponer de las herramientas colaborativas necesarias para coordinar a un equipo virtual.

Cuando hablamos de reducir el gasto en contrataciones suena a reducción de plantilla o de salario pero, como escribía al principio de este post, nunca debemos escatimar en calidad a la hora de contratar personal. Con la contratación freelance online tenemos menos cargas. Además no vamos a ser el único cliente del profesional que contratemos. Ese ahorro no implica una disminución de sueldo, todo lo contrario.

La contratación freelance, la gran ganadora

Tras leer, esta comparación no es difícil deducir que la contratación freelance cuenta con grandes ventajas respecto a la contratación tradicional. Si atendemos a los datos del Informe del Trabajo 3.0, El 58% de los encuestados para realizar este informe afirman que se trata de un tipo de contratación más simple y puntual por lo que cubre las necesidades de la compañía sin aumentar sus gastos fijos. Un 52% insiste en que el trabajo freelance supone un ahorro económico y el 48% considera una ventaja poder contratar a especialistas independientemente del lugar en el que se encuentren.

¿Significa esto que sólo debemos contratar profesionales freelance? No necesariamente. En muchos casos es imprescindible contar con un equipo tradicional. Pero para todo lo demás sin duda debes apostar por un equipo freelance para mejorar la productividad y flexibilidad de tu empresa.

Fuente foto: http://www.economiapersonal.com.ar/

Compartir