El caso de Diego Sáez-Gil es la prueba que las buenas ideas más un espíritu emprendedor nato logran un combo que trasciende fronteras y gesta éxitos globales.

El emprendedor oriundo de Tucumán llegó a tener amplia en visibilidad en medios como The New York Times, CNN o Forbes por su más reciente proyecto, Bluesmart, la primera valija inteligente que puede rastrearse a través de una aplicación móvil y que logró el hito de alcanzar los USD 2M en pre órdenes de compra en una de las campañas más exitosas a nivel global de la plataforma de crowdfounfing IndieGoGo.

El emprendedor será otro destacado protagonista de Red Innova 2015. “Me entusiasma participar de Red Innova ya que quiero devolver a mi país lo que estoy aprendiendo. Me gustaría tener más tiempo para ayudar más, pero la verdad que al comienzo de una empresa hay tanto por hacer que no hay tiempo para nada, será un placer estar ahí y compartir mi experiencia” explica.

A pesar de tener un olfato emprendedor destacado, el propio Sáez-Gil reconoce los vaivenes del camino. “No diría que todos mis proyectos fueron un éxito rotundo. Hay muchos fracasos en el camino hacia el éxito. Con Bluesmart estamos con un gran comienzo pero aún hay muchísimo por demostrar. Afortunadamente tenemos un equipo de primera que está a la altura de las circunstancias. De hecho, si hay una clave de éxito en los proyectos en que participé fue eso: rodearnos de un equipo excelente” señala.

La idea detrás de Bluesmart parece cubrir una necesidad casi de cualquier viajero. Según el emprendedor, es clave para dar con un proyecto exitoso tratar de solucionar tus propios problemas. “En todos mis proyectos traté de solucionar mis propios problemas. Creo que la segunda clave es estar atento a cuales son las nuevas tecnologías disponibles que se puedan aprovechar. Yo siempre trato de leer blogs de tecnología y ciencia para estar al tanto de nuevos desarrollos. Creo que de ese modo se puede detectar oportunidades interesantes y ejecutarlas con el timing adecuado” explica.

En el éxito de Bluesmart, la campaña de crowfounding fue crucial. Como muchos emprendedores, Sáez-Gil y su equipo recurrieron a la herramienta para financiación pero también para tener un feedback previo. “El crowdfunding es una herramienta fantástica porque es mucho mas que financiación. También es validación de mercado y la oportunidad de atraer una base de clientes iniciales para que te den feedback de tu producto. En nuestro caso la validación que obtuvimos nos permitió asociarnos con fabricantes y socios de primera categoría. Creo que IndieGoGo y otros sitios de crowdfunding van a ser muy importantes para los emprendedores de aquí en más” afirma.

Bluesmart fue seleccionada por Y Combinator, probablemente una de las aceleradoras de emprendimientos tecnológicos más importantes del mundo y considerada una “meca” para muchos emprendedores. “Y Combinator fue una experiencia increíble. Las lecciones aprendidas que ellos tienen después de ver cientos de startups son muy valiosas para un emprendedor. Las mayoría de esas lecciones son bastante simples, como por ejemplo “hacé algo que la gente quiere”, “hablá con tus usuarios” y “optimizá para crecer una sola métrica consistentemente”. Sin embargo ayuda mucho recibir esos consejos en los primeros meses de existencia de la empresa. Adicionalmente, la red de soporte alrededor de YC es increíble y muy valiosa para emprendedores” puntualiza.

Aún lejos de explotar todo su potencial pero con un presente brillante, Sáez-Gil insiste en que las claves del éxito es estar atento a necesidades cercanas y nuevas tecnologías, pero también pensar innovaciones globales. “También diría que hay que pensar en grande y tratar de ser originales. Tenemos que animarnos a crear innovación genuina desde LatAm o cualquier lugar del planeta. Casi todas las industrias necesitan mucha innovación. También recomendaría exponerse a mucha información diversa. En ese sentido viajar sirve mucho ya que nos expone a nuevas ideas que nos inspiran” concluye.