Que 20 millones de personas jueguen diariamente a Preguntados, es un dato que entre otras cosas indica que Máximo Cavazzani, CEO de Etermax y creador del juego hizo más de una cosa bien. Pero no siempre ha sido así.

El emprendedor, contó su historia en el escenario principal de Red Innova 2015 y dejó claro que hay más de trabajo que de suerte cuando un éxito tan masivo toca la puerta.

“En Etermax hicimos cosas muy buenas, pero no logramos enseguida éxito. Necesitábamos algo que no necesitara de otra empresa para funcionar, que no dependiera de nadie. Los juegos tenían algo, una cosa masiva, podía explicarlo claramente a todo el mundo y todos entendían su funcionamiento” contó el emprendedor remontándose al origen de la compañía.

En 2012, el juego Apalabrados se lanza en España y es un éxito rotundo. “En Argentina no lograba triunfar, ¿por qué? Porque en ese entonces la penetración del celular en España era mucho más alta” cuenta.

Llegó entonces el momento de pensar hacia delante y revisar qué se había hecho y qué balance resultaba: “Hicimos otros juegos que no anduvieron bien. ¿Qué cosas andan bien y cuáles no? Queríamos ver dónde estaba lo bien y lo mal hecho” señala.

Cavazzani cuenta que Apalabrados tenía una gran parte social que lo hacía muy popular, pero querían darle una vuelta más. “Queríamos un juego masivo, la trivia le gusta a todos, es popular pero no había trivias online, sentía que podía innovar en ese campo. Existían apps de trivia en España, pero las preguntas se repetían, la única manera de innovar era con contenido de calidad, especifico, que rotara, que se adaptara al país”

La revisión, los cambios y el foco en el producto fueron las claves del éxito. En la actualidad, 1 millón de preguntas por día envían los jugadores a Preguntados. “Somos una verdadera máquina de hacer contenidos” admite Cavazzani.

El mensaje del creador de Preguntados es claro: “Hay que dejar de pensar en las ideas y hacer. Entender por qué falla, es algo complicado de hacer y llega el momento de cambiar y hay que hacerlo. Ser emprendedor es lo peor que hay a veces. Hay que proyectar una visión pero que no sea estática, sino dinámica, que se pueda corregir” sugiere.

El recorrido como emprendedor de Cavazzani ha sido poco común en el sentido de prescindir de financiamiento o condicionantes externos para impulsar su éxito. “Yo creé un producto disruptivo sin recursos, me siento diferente en ese sentido, no es porque era diferente sino por el producto que creé. Creo que si uno ve el camino de los emprendedores hay diferencias, hay gente que tiene socios, yo empecé solo, hay gente que es más de negocios, yo estoy más orientado a Ingeniería. No digo que mi camino sea mejor o peor sino que es otro. Tengo una mano derecha, tengo gente que me asiste en cuestiones técnicas, pero al final el camino del emprendedor es solitario” admite.

¿Qué futuro espera a Etermax? Cavazzani señala que van a perfeccionar los juegos que tienen y seguir pensando en nuevos desarrollos. “Vamos a apuntar a juegos en redes sociales y gamificación y como novedad queremos incursionar en el mercado oriental, China, Japón y Corea están en el horizonte” concluye.

 

 

Compartir