Arte y tecnología, dos dimensiones que a lo largo de la historia se han encontrado no sólo para exploración e investigación sino para dar vida a las más disruptivas creaciones artísticas, se encuentran una vez más. En esta oportunidad, es el dron, una de las tecnologías protagonistas de la actualidad, el que lleva literalmente el arte a otro nivel.

Entre muchos otros, un ejemplo maravilloso de combinación de este arte y esta tecnología llegó de la mano -¿cuándo no?- del  Cirque Du Soleil y ETH Zurich, uno de los programas más avanzamos en drones del mundo. Juntos dieron vida a “Sparked” un corto que narra la historia de un electricista que a partir de un pequeño contratiempo desata un suceso mágico:

[youtube width=”610″ height=”350″ video_id=”6C8OJsHfmpI”]

El detrás de escena de cómo utilizaron los drones:

El artista argentino que revoluciona San Pablo

Pero en este caso, a repercusión de la lleva un argentino y lejos de su tierra. El espacio público de San Pablo-especialmente el asfalto de las calles de su ciudad-  ya se acostumbró a las continuas intervenciones artísticas de Tec, el exitoso artista cordobés que revoluciona la ciudad con su arte y que instaló allí cuatro años atrás luego del gran reconocimiento internacional de su muestra “De Dentro e De Fora” realizada en Museo de Arte de São Paulo (MASP).

Desde pinturas en tela a grandes murales, desde el rodillo al pincel fino o los grafitis, este exponente del arte callejero está en boca de todos los paulistas, sobre todo por su más reciente trabajo en el barrio Americanópolis, donde pintó tres barriletes gigantes, ubicados en distintas subidas.

“Es un hábito remontar barriletes en este lugar. Y, además de hacer parte del paisaje del lugar, jugar con barriletes es una de las actividades de tiempo libre que más se practica, sobre todo los más chicos” explica Tec. Previamente, el artista ya había diseñado un hombre gigante en la Avenida Paulista, la principal y más famosa calle de San Pablo, una lagartija y un ratón en Perdizes, otro barrio de la misma ciudad, entre otros animales que exhiben su sello inconfundible en la mega urbe brasilera.

Pero en esta oportunidad la innovación pasa por combinar su arte con una de las tecnologías emergentes de la actualidad, el drone. La combinación tiene su razón de ser. En su búsqueda y exploración de géneros artísticos para mostrar, exhibir y contar las diferentes etapas de creación de sus trabajos, la fotografía tuvo un rol central.

Desde 2004 y con la idea de otorgar diferentes perspectivas e ilusiones de profundidad, incorporó fotos aéreas para capturar sus intervenciones en la vía pública, ahora le tocó el turno al drone: “Hace mucho que estoy atento a esta aeronave. Esta nueva herramienta tecnológica permite al ser humano observar paisajes en diferentes perspectivas” asegura.

En conjunto con la empresa Avant Dones, de Bruno Teles y Rodrigo Osorio, hizo una película mostrando los diseños en formato de barrilete. “Es una nueva manera de ver mis figuras en el piso. Visto desde encima los diseños ganan nuevos contornos”, cuenta el artista que ya es considerado uno de los pioneros en mezclar arte con la tecnología del drone.

Con la curaduría de Paulo Portella Filho, Tec expone actualmente en el instituto de la galería de arte Choque Cultural en San Pablo las filmaciones producidas por el drone, una serie de fotografías de los barriletes y un documental sobre el proceso del trabajo realizado en Americanópolis.

Vale aclarar que su ultima gran aparición masiva fue el la apertura de la copa del mundo Brasil 2014, con una bandera gigante abierta sobre el césped del Arena Corithians en la ceremonia inaugural.

Compartir