Todos tenemos algún libro, o varios, que ocupa un lugar especial en nuestros corazones. La literatura tiene esa capacidad de dejarte una enseñanza que se queda con vos durante toda tu vida. Nuestra vida adulta y profesional puede verse moldeada por libros que leímos de chicos, como también puede hacerlo la forma en que emprendemos.

El emprendedurismo no es una ciencia exacta, no hay una receta para el éxito. Lo que sí hay es la experiencia de aquellos que emprendieron antes que nosotros y triunfaron, o no lo hicieron, pero aprendieron algo en el camino. Siempre podemos aprender algo escuchando historias de éxitos o fracasos y la literatura no es mucho más que eso: historias.Las mejores historias son las que tienen una enseñanza detrás, en este artículo analizamos cómo las enseñanzas de algunos clásicos pueden ser aplicados a la hora de emprender.

1. Las Ruinas Circulares, Jorge Luis Borges

En este cuento corto, Borges cuenta la historia de un hombre que se propone a sí mismo soñar a otro hombre e imponerlo a la realidad. En el proceso de crear a este hombre, el creador se va equivocando y va aprendiendo cómo cumplir su propósito, se va conociendo a sí mismo antes de, en el momento final del cuento, llegar a un descubrimiento que lo ilumina. La lección detrás del cuento es que la creación es un proceso, uno debe aprender a medida que lo hace y a medida que se equivoca y no cumple sus objetivos. Es muy raro oír de emprendedores que tuvieron una idea, la ejecutaron y triunfaron del día a la mañana, sin un traspie ni un proceso de aprendimiento. Es importante aceptar el error e incorporarlo como algo positivo y hasta necesario.

2. El Quijote, Miguel de Cervantes

Quien haya leído El Quijote reconoce la tenacidad y perseverancia con la que el personaje principal aborda su locura. Sin la parte de embestir molinos de viento, un emprendedor puede apreciar en esta obra la importancia de estos valores: de creer en el proyecto en que se embarca y en sí mismo, y enfrentarlo con pasión y disciplina.

3. El Principito, Antoine de Saint Exupery

La imaginación y la creatividad son rasgos fundamentales del emprendedor. Mantener una perspectiva joven y no perder la capacidad de asombro es clave para no ver un sombrero cuando se está mirando una serpiente comiéndose un elefante. La capacidad de mantener una perspectiva fresca frente al mundo que lo rodea es una característica que todo emprendedor debería tener.

4. Los Tres Mosqueteros, Alexandre Dumas

Un cuento sobre la amistad, camaradería y generosidad, Los Tres Mosqueteros destaca la importancia de cuidar a aquellos que trabajan con uno y de alinear nuestros intereses y esfuerzos hacia un fin mayor. En la vorágine del mundo emprendedor es importante recordar que sin las personas con las que trabajas codo a codo, no hay forma de alcanzar el éxito.

5. Huckleberry Finn, Mark Twain

Este libro cuenta la historia de un niño que crece en una sociedad atrasada y aprende a formar sus propios valores y opiniones en vez de seguir la norma sin protestar. El confiar en sus instintos y seguir sus valores es algo que no tiene precio para un emprendedor, en un mundo que siempre tira y empuja para algún lado es fundamental poder seguir firme con lo que uno se propone.

Estos son sólo algunos de un sinnúmero de títulos que ofrecen alguna enseñanza a quién quiere entrar al mundo emprendedor. ¿Leíste alguno de estos? ¿Tenés algún otro para agregar? ¡Sumate a la conversación en los comentarios!

Compartir