El acceso al agua potable es un derecho humano universal. Un derecho del que más de 750 millones de personas en todo el mundo no disfrutan. Frente a esta problemática es que se creó Zimba, un sistema de purificación automático y de bajo costo ideado para brindar agua segura a comunidades enteras. Dhaka1

El dispositivo es simple: consiste de un gabinete que puede ser instalado y adaptado en las canillas comunales que agrega la cantidad justa de cloro al agua para hacerla potable, sin representar un riesgo para la salud. El aparato no cuenta con partes móviles que se puedan romper y no usa electricidad, es resistente a los golpes y simple de instalar. Además, cada Zimba puede purificar hasta ocho mil litros de agua antes de necesitar un remplazo.

Web

La simpleza es la característica que destaca a este aparato. Como muchas áreas rurales no cuentan con electricidad estable ni un flujo de agua constante, Zimba fue diseñado para funcionar con la presión que ejerce el agua junto con la gravedad al ser vertida en el recipiente. Esto significa que puede funcionar tanto con una bomba de uso manual o agregándole agua gradualmente, garantizando así agua potable en todo momento. Dado su diseño universal, Zimba puede ser aplicado en fuentes de agua comunales, cocinas particulares y hasta negocios que vendan alimentos.

Hasta el momento, Zimba fue testeado en comunidades en India, Nepal y Bangladesh y está buscando financiamiento para lanzar su producto de manera masiva y lograr así que el acceso al agua potable sea verdaderamente universal.

Fuente de imagen.

 

 

 

Compartir