Las ventajas de contratar freelancers son numerosas, desde la amplia experiencia, la dedicación al proyecto hasta la flexibilidad que este tipo de contrataciones implica para tu empresa. Muchas veces los emprendedores y empresarios, frente a las exigencias impuestas por sus proyectos, se plantean la conveniencia de contratar empleados para que formen parte de una planta estable, o bien recurrir a los servicios de un trabajador independiente.

En ocasiones, incluso, estos clientes son compañías que perfectamente pueden incorporar a nuevos miembros a su plantel, pero optan por obtener los servicios que necesitan contratando a freelancers. En este post serán mencionadas algunas de las razones principales por las que acudir a un trabajador independiente puede ser la mejor alternativa.

Tienen un enfoque por proyecto

Cada proyecto, independientemente de su rubro, tiene sus demandas y exigencias particulares. Cuando un cliente opta por buscar a un candidato que se adapte a ellas, puede encontrar un perfil a la medida de sus necesidades, esta es una de las mayores ventajas de contratar freelancers.

Responden a necesidades puntuales

Incorporar a un empleado a una organización implica una inversión importante en términos de tiempo de capacitación. Sin embargo, un trabajador independiente se propone solamente para aquellos trabajos para los que se sabe capaz, y asume el serio compromiso de satisfacer las expectativas de sus clientes. Por supuesto, es esencial que ellos manifiesten de manera clara y concreta qué es lo que esperan de su proveedor temporal: si se cumple con esa condición, los clientes se beneficiarán, además, de todas las herramientas adquiridas por el freelancer en sus experiencias anteriores.

Se adaptan a tu empresa

Las necesidades de las organizaciones son fluctuantes, con frecuencia el número de los trabajadores que conforman la nómina de empleados se encuentra por encima o por debajo del ideal. Al contratar freelancers esa cantidad se mantiene siempre en concordancia con las exigencias numéricas (y las posibilidades económicas) de cada proyecto.

Están motivados

En la mayoría de los casos, los freelancers se destacan por embarcarse únicamente en los proyectos que despiertan un genuino interés, y que nos motivan a poner en funcionamiento todas nuestras habilidades. Un cliente encuentra en un freelancer a un trabajador apasionado, que no se contenta con cumplir, sino que normalmente aporta más de lo estrictamente necesario para lograr un resultado que lo deje realmente conforme.

Son empresarios autónomos

Como tales, los trabajadores independientes comprenden en profundidad las preocupaciones y las necesidades de muchos de nuestros clientes. El uso eficiente del tiempo, la optimización de los recursos y la flexibilidad a la hora de proponer paquetes de servicios son algunos de los valores que un empresario sabrá apreciar de un perfil autónomo, y que con frecuencia nos distinguen de los asalariados.

Son versátiles

Los freelancers trabajan en proyectos muy diversos para diferentes tipos de clientes. Cada uno de estos proyectos le suma al freelancer nuevos conocimientos y herramientas los cuales serán aplicados a tu proyecto también. Las necesidades de un negocio son fluctuantes, muchas veces por factores ajenos a ellos. Los freelancers son una excelente alternativa a las contrataciones permanentes ya que te permitirán ir adaptando el equipo de acuerdo a necesidades puntuales.

Solange Baseterre es project Manager especializada en gestión de proyectos de desarrollo web (la mayoría de ellos basados en WordPress) y consultoría de negocios online. Trabaja de manera freelance con clientes de diversa magnitud provenientes de varias partes del mundo. Ha organizado eventos y realizado exposiciones sobre diferentes temas relacionados con los mercados freelance y de talento digital. Se estará presentando este viernes 25/9 en la jornada “Nómadas Digitales” en la Universidad de Palermo.

Fuente de imagen

Compartir