Pocas industrias son tan dinámicas y avanzan tan rápidamente como la vinculada con las comunicaciones móviles. En apenas 15 años, los teléfonos celulares pasaron de ser un negocio de nicho a ser una herramienta popular que alcanzó una penetración del 112% en nuestra región.

Al mismo tiempo, desde 2007 el servicio se convirtió en el principal canal de acceso a Internet, superando en más de tres veces a las conexiones terrestres y llegando a los lugares más recónditos del planeta llevando servicios y oportunidades que hace apenas una década parecían imposibles.

Es por eso que cabe preguntarse qué nos depara el futuro, y cómo evolucionará el panorama de este sector durante los próximos cinco años. Así es que, sin hacer futurología, en este artículo nos proponemos explorar de qué manera avanzará esta industria en nuestra región y qué podemos esperar hacia 2020.

Más del 68% de las líneas estarán conectadas a un Smartphone

Uno de los grandes cambios que podemos esperar en los próximos años tiene que ver con la mayor popularización de los smartphones. Aunque pueda parecer que éstos ya acapararon todo el mercado, la realidad es que hoy poco más del 30% de las líneas en la región están conectadas a uno.

En nuestro país, el cual junto con Brasil y Venezuela presenta una de las mayores tasas de adopción de esta tecnología, la penetración de estos dispositivos era del 31,9% a fines de 2014. Sin embargo, durante los próximos años esa realidad va a cambiar, y hacia 2020 el 68% de las líneas latinoamericanas serán utilizadas desde un teléfono inteligente. Esto representa una enorme oportunidad de negocios, puesto que gran parte de los usuarios móviles podrán empezar a acceder a servicios que hoy sus dispositivos no pueden utilizar. Así, servicios de streaming de audio y video, aplicaciones móviles de todas las clases, y hasta el comercio móvil se dispararán aumentando varias veces la cantidad de veces su base de usuarios potenciales.

El precio de los smartphones seguirá bajando

Una de las principales barreras que ha impedido que el mercado en su totalidad adopte el Smartphone es el precio de los equipos. Esto, sin embargo, está cambiando. Y es que, de acuerdo con datos de la consultora IDC el precio promedio de estos dispositivos ya ha bajado de $387 dólares en 2012 a $337 dólares en 2013, y continuará en baja hasta situarse en $265 dólares en 2017.

Esto se debe a que todas las compañías, y también nuevos jugadores – sobre todo en mercados emergentes -, han comenzado a lanzar teléfonos inteligentes de bajo costo. A diferencia de lo que ocurría hace algunos años, cuando la brecha entre un flagship y un teléfono barato era enorme, los nuevos equipos son perfectamente funcionales y ofrecen una buena experiencia de usuario equiparable a la de un teléfono de alta gama de uno o dos años de antigüedad, lo que habilita a que cada vez más segmentos de consumidores puedan acceder a esta tecnología y comenzar a utilizar todas sus prestaciones.

El 75% de las líneas activas seguirán siendo prepagas 

El modelo prepago es el principal modo de contratación de líneas móviles en América Latina. Hoy, a nivel regional, el 80% de las líneas operan de esta manera, lo que quiere decir que sus usuarios no pagan un precio fijo, sino que realizan recargas cuando se quedan sin crédito. Durante los próximos cinco años esto no cambiará demasiado, puesto que se estima que, incluso con una importancia cada vez mayor de los paquetes de datos y de Internet móvil y el crecimiento de los teléfonos inteligentes, más del 75% de las líneas seguirán operando bajo esta modalidad.

Existen varios factores por los que las líneas prepagas seguirán siendo las más utilizadas. En primer lugar, aunque tienen un precio por minuto y kb de datos más caro, éstas permiten controlar el gasto de una forma en la que los planes pospagos no. Por otro lado, al ser un mercado más competitivo en el que las operadoras no cuentan con la fidelidad absoluta de los clientes, la puja de precios y la generación de promociones que permiten duplicar, triplicar o hasta cuadruplicar el saldo, incentivan a los usuarios a permanecer en el sistema, y hasta a contar con líneas de distintas operadoras y especular con el precio más conveniente. Al mismo tiempo la popularización de aplicaciones como WhatsApp y Facebook Messenger, que descartan la necesidad de mantener el número telefónico, y de los teléfonos de doble sim, facilitan la migración cotidiana entre compañías.

El consumo de datos se multiplicará varias veces, impulsado por el mayor consumo de video

En línea con lo que ocurrirá en el resto del mundo, el tráfico de datos móviles crecerá exponencialmente hasta 2020 en nuestra región, pasando de unos 307.822 de TB mensuales en 2015 a más de 1.158.000 de TB mensuales en 2020. Esto ocurrirá por la combinación de una serie de factores, que tienen que ver con la expansión de las redes 3G, y especialmente las 4G, a través de todo el territorio, el crecimiento de la base de teléfonos inteligentes, y la baja del precio de los paquetes de datos tanto para los clientes pospagos, como para los prepagos.

Si bien este tráfico se verá empujado por la realización de todo tipo de actividades, tales como navegar por la web, el uso de redes sociales, mensajeros instantáneos y juegos en línea, el consumo de video – cada vez disponible en mayor cantidad, y calidad – será el responsable del mayor incremento.

El crecimiento de las operadoras será un poco más lento Durante los últimos años las operadoras han experimentado un rápido ritmo de crecimiento, superior al 7% anual, en términos de facturación. Sin embargo, aunque la base total de usuarios seguirá en expansión, se proyecta que estas compañías crecerán más lento a un ritmo estimado del 2% anual.

Los motivos que llevarán a esto son diversos. Por un lado, los mercados de mayor tamaño, como Brasil, México y Argentina, que ya han alcanzado altas tasas de adopción, experimentarán un menor crecimiento de su base de usuarios. Por otro lado, el cambio que está experimentando la industria, reemplazando los servicios de voz y SMS por el de los datos, llevará a que algunos servicios que hasta ahora eran muy rentables disminuyan en volumen. Por último, el lanzamiento de nuevas operadoras virtuales, como Tuenti en Argentina y Virgin Mobile en Chile y Colombia, aumentará la competencia y podría llevar a una mayor puja de precios en todos los segmentos. Si bien la influencia de estas compañías no parece muy significativa todavía en nuestro país, otros mercados como Colombia y Brasil ya se han visto inundados por este tipo de propuestas, las cuales apuntan a nichos específicos de consumidores, con precios muy atractivos.

Las conexiones M2M se multiplicarán 3 veces hacia 2020

 Las conexiones M2M, es decir machine to machine o máquina a máquina, son las establecidas entre distintos dispositivos conectados a Internet sin la intervención humana. Este tipo de conexiones son las que priman en la Internet de las Cosas, una tendencia que viene en franco crecimiento y que permite que cada vez más aparatos electrónicos como heladeras inteligentes, termostatos, alarmas, y automóviles se encuentren conectados y aprovechando los recursos de la red.

De acuerdo con GSMA hoy existen unas 21,9 millones de conexiones de este tipo en la región, las cuales se multiplicarán hasta alcanzar las 66,2 millones en 2020. Este sector, que aún puede parecer ajeno y futurista, está siendo apalancado por distintas industrias, entre las que se destaca la de los automóviles y el transporte, que utiliza las conexiones móviles tanto para operar sistemas de navegación como de seguridad y seguimiento de vehículos en flotas comerciales, aunque existen cada vez más aplicaciones médicas y vinculadas a la vida urbana (como el ordenamiento del tránsito, por ejemplo) que se valen de esta tecnología, y serán cada vez más frecuentes durante los próximos años.

Resulta imposible si el lanzamiento de alguna nueva tecnología, o un nuevo servicio revolucionario no cambiarán o ampliarán este panorama, pero de lo que no hay duda, es de que el sector móvil seguirá en plena expansión, y alimentará a cada vez más servicios que permitirán crear nuevos negocios, que generarán nuevos empleos y una expansión de la actividad económica en toda la región.

Javier Guevara – Especialista en negocios digitales.

CEO de Vrainz, una aceleradora de empresas tecnológicas especializadas en desarrollos móviles, un desafío que le permitió incrementar sus conocimientos vinculados con el negocio móvil y estar al día con las últimas tendencias en materia de tecnología y estrategia de negocios, convirtiéndolo en uno de los referentes regionales en el análisis del mercado mobile.

Compartir