Sin contraseñas, sin biometría, sin códigos PIN. Esta semana, Amazon registró una patente de un sistema que apunta a permitir a sus usuarios realizar pagos y confirmarlos con una selfie.

Según voceros de la empresa, las contraseñas son inseguras y la biometría puede ser alterada o engañada de distintas formas. En la búsqueda por el método de validación por excelencia, Amazon está experimentando con un implemento que requiere que los usuarios confirmen su identidad en dos pasos; primero con una selfie y luego haciendo un gesto (guiñando un ojo, inclinando la cabeza, etc.)

El pago con selfies podría ser un indicio hacia un futuro en el que los usuarios puedan ser autentificados mediante Alexa, el software de asistente digital de Amazon. Pero es más de lo que podemos especular basándonos en una patente.

Esto no es una idea 100% original, Mastercard lleva un tiempo jugando con el pay-by-selfie y obtuvo resultados bastante prometedores: más del 92% de los usuarios que probaron este formato lo elegirían por sobre los métodos tradicionales. Además, un 83% de los mismos usuarios considera este medio más seguro que las contraseñas.

Además de una aparente ventaja de seguridad, este tipo de validación tiene la ventaja por sobre los medios ya existentes por la comodidad que ofrece; sacarse dos selfies es más cómodo que tener que entrar una contraseña o un pin, y por la fluidez entre plataformas; ya sea en cajeros, computadoras o dispositivos mobile, el proceso es básicamente el mismo, mientras que ingresar una contraseña en un teclado de computadora y en una pantalla táctil son dos experiencias distintas. La validación por selfie tiene el potencial de ser adaptado de forma simple a los dispositivos que los usuarios prefieren.

Si bien esto es sólo un primer paso en un largo camino, esta nueva forma de confirmar la identidad del usuario podría tener un futuro prometedor en un mundo en el que el e-commerce gana fuerza día a día.

Fuente de imagen.