Con un valor neto de U$D23.200 millones, Jack Ma es el número 33 en la lista de multimillonarios de Forbes y una de las personas más influyentes del mundo digital.

Cuando llegó a Estados Unidos en 1994, Jack Ma arrastraba una larga historia de pasos en falso; le tomó tres intentos entrar a la universidad y lo rechazaron en más de 12 compañías antes de obtener su primer trabajo como profesor en una pequeña escuela local.

Con la idea de iniciar un negocio de traducciones que aprovechara el boom de exportaciones de China, viajó a Estados Unidos en 1995 donde entró por primera vez en contacto con la noción de Internet. En los cuatro años siguientes Jack Ma intentó llevar adelante dos negocios basados en internet, ambos fracasaron. En 1999 hizo su tercer intento; un marketplace en el que los grandes exportadores pudieran publicar artículos para que los consumidores los compren directamente. En solo unos meses, la plataforma llamada Alibaba recaudó más de U$D 25 millones y comenzó su crecimiento exponencial.

Este crecimiento explotó en 2005, cuando Yahoo invirtió U$D 1.000 millones por una participación del 40% en la compañía. Esta inyección de capital le dio a Alibaba el impulso que necesitaba para ganarle la pulseada a E-bay en China y consolidar su posición al frente del mercado.

Cuando la compañía se volvió pública en 2013, tuvo el IPO más alto de la historia de la bolsa de New York; superando los U$D 150.000 millones.

Jack Ma disfrazado y cantando en el escenario de la fiesta por el 10° aniversario de Alibaba
Jack Ma cantando en el escenario de la fiesta por el 10° aniversario de Alibaba

Lejos de convertirse en un millonario excéntrico, los más cercanos a Jack Ma aseguran que sigue siendo una persona sencilla y centrada. Sus hobbies incluyen el Tai Chi, jugar al póquer, la meditación y escribir ficción de Kung-fu.

Con una fuerte vocación filantrópica, colabora activamente con causas ambientales y lidera el movimiento conservacionista en la región asiática; fue el principal responsable de la inauguración de una reserva ecológica de 10.000 hectáreas en China.

Si algo nos queda de la inspiradora historia de Jack Ma es que la constancia, la pasión y el trabajo duro son los pilares absolutos del éxito. Citándolo: “Lo que nos falta nunca es dinero, sino gente con sueños. Gente apasionada y dispuesta a morir por sus sueños”